Curiosidades, Viajes

Las misteriosas esferas de piedra de Costa Rica

Hace poco la Unesco ha declarado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad las casi 200 misteriosas esferas de piedra de Costa Rica, un legado de las civilizaciones precolombinas que se extienden a lo largo y ancho del delta del Diquís, al suroeste del país, semiocultas por la espesura de la selva y en vueltas y cuyo origen sigue siendo enigmático.

Estas rocas redondas de gran tamaño se distribuyen en cuatro sitios arqueológicos: Finca 6, Batambal, El Silencio y Grijalba 2, todos ellos ubicados en el delta del río Diquís, en la península costarricense de Osa. Nadie duda de que han sido talladas y pulidas por el ser humano (aunque la naturaleza puede ser a veces sorprendente y moldear esferas perfectas como las de Bowling Beach) pues todas ellas poseen la misma forma y densidad.

La existencia de las esferas de piedra se conoce desde 1939, cuando la compañía bananera estadounidense Standard Fruit Company empezó a deforestar el delta para cultivar bananeros.

Las hay pequeñas, con un diámetro de apenas 70 centímetros, pero también enormes, de dos metros y medio de ancho y un peso que ronda las 16 toneladas. Según la Unesco, se trata de vestigios arqueológicos que son “testimonios excepcionales de los complejos sistemas sociales, económicos y políticos imperantes entre los años 500 y 1.500 de nuestra era”, pero que en realidad despiertan mucho interés por lo poco que se sabe de ellas.

Para dar una explicación a esta pregunta hay toda clase de teorías, ninguna de ellas concluyente. Las más curiosas incorporan la participación de seres de otros mundos y otros aspectos sobrenaturales que la ciencia oficial rechaza pero que han logrado cierto predicamento y han actuado como un eficaz imán para turistas y viajeros curiosos.

Fotos vía: El Universal

Escrito por Daniel Terrasa el 26 septiembre, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , Curiosidades, Viajes

Déjanos tu comentario