• Reportajes, Viajes

    Las Leyendas de la isla de Cabrera

    El archipiélago de Cabrera, situado al sur de la isla de Mallorca, no es solamente uno de los parques nacionales más ricos de España y de todo el Mediterráneo, sino también un lugar misterioso y fascinante que guarda numerosas leyendas. Vale la pena, durante tus vacaciones en la isla, navegar hasta allí y sumergirte en un universo de marineros, asesinos y fantasmas en mitad de un fabuloso paraíso natural.

    Solo se puede visitar Cabrera en una excursión de un día, aunque las embarcaciones pueden fondear en su puerto tras solicitar el correspondiente permiso. Lo más sencillo es contratar una excursión desde La Colonia de Sant Jordi para pasar allí del día. Allí encontraremos un par de casas de pescadores, el cuartel de la Guardia Civil, las dependencias de los conservadores del parque, un faro, una vieja torre de defensa en ruinas y un cementerio con solo dos tumbas.

    La Cruz de los Franceses

    Un camino desde el puerto nos lleva a la cruz de los franceses, levantada allí por el gobierno galo en 1847 en honor a los prisioneros franceses abandonados aquí a su suerte, sin agua ni alimentos, después de la derrota napoleónica en la península ibérica.

    La prisión improvisada se convirtió en una trampa mortal para ellos. A pesar de hallarse cerca de la costa (solo 6 km) las fuertes corrientes marinas hacen imposible salvar esta distancia a nado. Los prisioneros talaron todos los árboles de la isla para hacer fuego y acabaron con los animales que allí habitaban. Una única fuente de agua potable les salvó de morir de sed.

    Solo una tercera parte de aquellos desdichados sobrevivió. Cuando fueron rescatados años más tarde, todos presentaban un aspecto lamentable, famélicos y harapientos, excepto uno de ellos, que según la leyenda se entregó al canibalismo, asesinando y comiéndose a sus compañeros a los que llevaba a una cueva escondida bajo el pretexto de compartir allí con ellos la comida que tenía guardada. Todavía hoy no se sabe dónde se encuentra exactamente esta siniestra cueva.

    Un cementerio con solo dos tumbas

    Otra de las leyendas más famosas de Cabrera es la del cementerio, donde fueron enterrados dos hombres: un pescador mallorquín ahogado tras una tormenta y un aviador alemán de la II Guerra Mundial llamado Johannes Bochler que estrelló su avión cerca de los islotes.

    La leyenda dice que cada noche el espectro del piloto alemán vagaba por los caminos de la isla aterrorizando a sus escasos habitantes, aullando e implorando ser enterrado en su patria. Varias décadas después del fin de la contienda una comisión de víctimas de guerra alemanas llegó a Cabrera, exhumó los restos y les dio sepultura en tierras germanas.

    El problema estaba solucionado… ¿O tal vez no? En cierto cementerio alemán cuentan que cada noche se aparece el fantasma de un viejo pescador que, en un idioma incomprensible, llora suplicando regresar a su tumba junto a las aguas azules del Mediterráneo.

    Fotos vía: masmar.net

    Escrito por Daniel Terrasa el 12 julio, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , Reportajes, Viajes

    Déjanos tu comentario