Viajes

Las Cataratas de Kravice, maravilla de Bosnia

El curso del río Trebižat se pierde en la frondosidad del último gran bosque salvaje de Europa. Allí, en el corazón de los Balcanes, se esconde una maravilla inesperada: las Cataratas de Kravice.

La imagen con la que se topa el viajero cuando llega hasta aquí supera todas su expectativas: en mitad de un entorno de color verde esmeralda y rodeado del atronador sonido de millones de litros de agua cayendo por un acantilado de 25 metros de altura, la visión de las majestuosas cataratas parece un sueño. A sus pies, un lago en forma de anfiteatro donde la gente se refresca en verano. Casi mejor que la playa.


Las Cataratas de Kravice se encuentran dentro de los límites de una reserva natural situada al suroeste de la ciudad de Mostar, al sur de Bosnia- Herzegovina. Para muchos se trata de una versión reducida de las espectaculares Cataratas del Iguazú que se hallan en la frontera entre Brasil y Argentina. La ventaja de Kravice es su impecable estado de conservación, a salvo de las garras del turismo de masas.

Otra ventaja es la de poder bañarse sin peligro: la corriente es débil y los rápidos no arrastran a nadie. Ni siquiera hay un puesto de socorrista, considerado innecesario. Las únicas infraestructuras del lugar son un viejo puente de madera y una cafetería en la orilla. Suficiente.


La mejor manera de llegar hasta Kravice es en coche de alquiler o en taxi desde Mostar, negociando previamente el precio de la carrera. Debido a su situación geográfica, son muchos los que durante sus vacaciones en Dubrovnik y la costa dálmata croata cruzan la frontera para disfrutar de este paisaje único.

Fotos vía: Furaj

Escrito por Daniel Terrasa el 22 noviembre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario