• Viajes

    Las cataratas congeladas de Partnachklamm en Baviera

    El invierno en la localidad bávara de Garmisch-Partenkirchen tiene dos momentos estelares: el primero tiene fecha fija, el 1 de enero, cuando tiene lugar la competición de saltos de esquí más famosa del mundo; el segundo con fecha variable, cuando las gélidas temperaturas congelan el Partnachklamm, las cataratas más bellas de Alemania.


    Presenciar este espectáculo vale realmente la pena. Hay quien sostiene -yo me incluyo entre ellos- que aunque estas cataratas son mucho más visitadas en verano, rodeadas del intenso verde del bosque alpino, es en los meses fríos cuando resultan más fascinantes, sobre todo si tenemos suerte y acertamos a visitarlas cuando el soplo helado del invierno las petrifica, dando lugar a tan bellas imágenes.

    Dejamos el coche en las afueras del pueblo y empezamos a caminar cuesta arriba pie sobre la nieve, junto al río. Hay que pasar por caja: una caseta de madera donde se paga 1 € para poder acceder al camino, que discurre por un precioso sendero forestal antes de adentrarse en el interior de la montaña  por unas curiosas galerías.

    Aunque en algunos tramos la oscuridad es total (los más precavidos llevan una linterna y el resto se sirve del teléfono móvil), el ruido del agua cayendo montaña abajo no deja de acompañarnos. El suelo se vuelve resbaladizo y hay que apoyarse en unas convenientes barandillas de madera que habrán impedido a más de uno darse un incómodo baño frío.

    Al final del camino, después de casi un kilómetro, aparecen ante nosotros con estrépito las cataratas de Partnachklamm (la garganta del Partnach). Si hemos acertado con el día, veremos sus fabulosas cortinas de hielo colgando desde la altura, gruesas agujas y columnas blancas y bloques de nieve que caen pesadamente al agua desde la roca.

    El espectáculo es difícil de describir, pero es de una belleza reverencial. Un palacio natural de hielo en mitad de un paisaje exuberante.

    Fotos via: Daniel Terrasa

    Escrito por Daniel Terrasa el 6 febrero, 2012 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Garmisch-Partenkirchen, la esencia de los Alpes bávaros | 18 de noviembre de 2012 | 12:03 am

    [...] plato típico de la gastronomía local, y si hay tiempo visitar en los alrededores las cataratas de Partnachklamm, que en invierno se congelan ofreciendo a los visitantes un gélido y hermoso [...]

    Déjanos tu comentario