• Viajes

    Laeso: la isla de la sal de Dinamarca

    La isla de Læsø en Dinamarca es uno de esos lugares que bate récords. Para empezar, es la más joven del archipiélago danés (sólo 3.000 años de edad), la menos poblada y la más respetuosa con el medio ambiente: el ruido y la contaminación son palabras desconocidas para sus habitantes, que se desplazan preferentemente a pie, en bicicleta y viven casi exclusivamente de su producto más famoso: la sal.

    Ubicada en mitad del Kattegat, el canal que separa la península de Jutlandia de Suecia, esta pequeña isla salvaje y virgen está rodeada de aguas excepcionalmente cálidas, debido a los caprichos de las corrientes que van del Báltico al Mar del Norte. Gracias a esta peculiaridad los habitantes de Læsø viven de la extracción de la sal igual que en la época medieval.

    La Sal de Laeso

    Aunque las salinas de Laeso son muy diferentes al de las que tenemos en el Mediterráneo. El agua marina estancada se transporta a cobertizos de madera y se calienta en grandes ollas hasta obtener el blanco y brillante tesoro.

    El uso de la sal en Læsø no se limita a la cocina. Todos los daneses y suecos conocen Læsø Kur, un spa construido en una antigua iglesia presbiteriana que cuenta con piscinas de agua salada en diversas concentraciones y ofrece tratamientos de belleza con productos elaborados con sal.

    Ocio y gastronomía

    Además de sal, la isla ofrece a sus visitantes un sinfín de atractivos naturales, desde largas playas desiertas hasta curiosos paisajes donde las dunas conviven con brezos, rosales, gansos y gaviotas.

    También los amantes del submarinismo tienen en Laeso un destino que descubrir. Sus fondos, arenosos y traicioneros, han sido la ruina de numerosas embarcaciones de todo tipo a lo largo de los siglos, y ahora sus pecios son codiciados por los buceadores.

    Y a los sibaritas, Læsø ofrece las maravillas gastronómicas del mar, mariscos de sabor inimitable y creativos platos de camarón, aunque lo más tradicional es comerlos crudos acompañados tan solo por alguna que otra salsa fría. Los muelles del puerto de Vesterø Havn están repletos de puestos donde comer estas delicias recién pescadas.

    Fotos vía: denstoredanske.dk

    Escrito por Daniel Terrasa el 27 septiembre, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario