• Sin categoría

    La preciosa tragedia del Tisza, en Hungría

    efimeras

    Coincidiendo con el final de la primavera y el inicio del verano, las orillas del río Tisza a su paso por Hungría son el escenario de un fenómeno natural tan trágico como bello. Millones de efímeras (o cachipollas) alcanzan su madurez, abandonan su estado de larva y vuelan hacia el río para encontrar un compañero para la fecundación. Pocas horas después, el río se llena de cadáveres.

    Existen unas 2500 especies de efímeras (en griego ephemeros: que vive un día) en todo el mundo, pero ninguna es tan especial como la Palingenia longicauda, más conocida como la efímera del Tisza. No sólo es la variedad más grande de Europa (12 centímetros), también es la que más turistas atrae por su particular espectáculo anual.

    Las efímeras de Tisza pasan casi toda su existencia en colonias de larvas a la orilla del río Tisza. A los tres años de vida, dejan su piel de larva y se convierten en adultas con capacidad (y una pasión inusitada) para la reproducción sexual. Dado que tienen las horas contadas, las efímeras deben encontrar lo más pronto posible una pareja para llevar a cabo la reproducción. En cuanto abandonan su piel de larva, los machos usan sus alas a toda prisa para dar con la hembra adecuada y éstas las lucen para llamar la atención de los machos. El punto de encuentro suele ser sobre las aguas del río Tisza. Una vez encuentran a la pareja, los machos mueren y las hembras acuden a la orilla del río para dejar los huevos. Poco después, vuelven al río para morir. Su vida como adultos dura unas tres horas.

    Este proceso tiene lugar durante tres o cuatro días, en los que la comunidad de efímeras forma una densa niebla sobre el Tisza que atrae cada año a centenares de turistas. Una vez ha finalizado la época de reproducción, las orillas del Tisza se llenan de cadáveres. La importancia de este fenómeno va mucho más allá de su belleza, ya que garantiza la supervivencia de esta especie de efímeras.

    Escrito por David Martinez el 9 octubre, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario