• Reportajes, Rutas

    La península lituana de Neringa

    Al oeste de Lituania se encuentra la Península de Neringa, una prolongación de tierra que une Lituania con Kaliningrado. Pese a su estrechez es capaz de frenar el mar Báltico y generar una laguna de agua dulce donde desembocan múltiples ríos.

    La arena proveniente de estos ríos fue acumulándose en la península generando dunas de más de cincuenta metros de altura. La situación no fue sencilla para los habitantes de los pequeños pueblos que encontramos en esta zona, ya que el viento llegó a cubrir de arena poblados enteros.

    Para contener la arena decidieron plantar un bosque de coníferas. Fue todo un éxito que lo convirtió en Parque Natural de la Península de Curonia, y que fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000.

    Para poder acceder a la península debemos hacerlo desde Klaipeda, la tercera mayor ciudad de Lituania, mediante ferry. Hay autobuses para moverse por Neringa, si bien la opción de hacer autoestop no debería descartarse, ya que es muy habitual en Lituania y muy práctico en un lugar como este.

    En Neringa hay cuatro poblaciones: Nida, Juodkrante, Preila y Pervalka. La primera de ellas es la capital administrativa y la de mayor población. Es un destino ideal, se trata de un poblado muy tranquilo y con una de las playas de bandera azul más limpias de toda Europa.

    La segunda población por tamaño y popularidad es Juodkrante. Se trata de una alargada extensión de casas junto a la costa con una extensión de 2 Kilómetros.

    Junto a este pueblo encontramos una de las entradas al bosque, con recorridos marcados para senderistas y donde nos cruzaremos con una gran cantidad de estatuas de madera que simbolizan personajes mitológicos del folklore lituano. Os recomiendo que os hagáis con algún spray o loción antimosquitos antes de aventuraros dentro del bosque.

    Además de las dunas y el bosque de estatuas de madera, otro de los atractivos de la península es un enorme reloj de sol hecho de granito. Se encuentra en lo alto de la duna Parnidis y desde allí podemos disfrutar de unas hermosas vistas de las dunas, el mar y Nida.

    Dada la proximidad con Kaliningrado es bastante habitual recibir el mensaje de bienvenida del operador ruso en nuestro teléfono móvil.

    Escrito por Pablo Mandado el 7 noviembre, 2011 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Reportajes, Rutas

    Déjanos tu comentario