Viajes

La magia de la luz del Templo de Ramsés II en Egipto

Con una precisión asombrosa cada 22 de febrero y 22 de octubre el sol ilumina las estatuas en el Gran Templo de Ramsés II, a orillas del lago Nasser, en Egipto. Un espectáculo que se repite desde hace 3.200 años y que en la actualidad atrae a muchos turistas, maravillados ante los conocimientos de aquellos antiguos y misteriosos arquitectos.

El rito tiene mucho de magia. Al amanecer, las autoridades, los estudiosos y los turistas aguardan  pacientemente en un silencio respetuoso a que el  primer rayo de sol aparezca en el horizonte e ilumine la cámara interior del antiguo templo durante más de 10 minutos. Un momento místico que provoca sensaciones difíciles de explicar.

La sabiduría de los astrónomos egipcios

2012-634865153038006295-800Después de la maravilla llega el jaleo: grupos de folclore de todo Egipto entretienen a la multitud con sus trajes tradicionales, sus danzas y sus canciones. El evento de este año fue más multitudinario de lo normal porque las autoridades egipcias están intentando por todos los medios reactivar la industria turística del país, que sufrió mucho a raíz de la llamada Primavera Árabe de 2011 y la agitación política y violencia que siguieron.

Construido hace treinta y dos siglos durante el reinado de Ramsés II, este templo fue levantado precisamente para este fin: alinearse con el sol dos veces al año, coincidiendo con la celebración del cumpleaños y la fecha de coronación del faraón. Se le considera uno de los más bellos monumentos del Antiguo Egipto y es famoso por sus cuatro estatuas colosales: la del propio faraón sentado junto a las de los dioses Re, Amón-Ra y el dios tebano de la oscuridad Ptah, el único que, y no es casualidad, no está iluminado por la alineación solar.

Los templos de Abu Simbel, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco, fueron desenterrados de las arenas del desierto a principios del siglo XIX y reubicados en la década de 1960 para evitar que fueran engullidos por las aguas del nuevo Lago Nasser, el embalse artificial de la presa de Asuán en el río Nilo.

Fotos vía: Die Welt

Escrito por Daniel Terrasa el 25 octubre, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario