Viajes

La frontera invisible entre Italia y el Vaticano

El estado Vaticano es uno de los países más curiosos del mundo. No solo por la desproporción entre su tamaño y su poder e influencia mundiales, sino también por el hecho de constituir una ciudad dentre de otra ciudad cuyos límites a veces parecen difusos pese a estar perfectamente marcados, Es la frontera invisible que separa Italia del Vaticano.

Vaya por delante que estamos hablando de la segunda frontera internacional terrestre más corta del mundo, solo la famosa Verja de Gibraltar la supera en brevedad.

Cinco “puestos fronterizos”

Dado que la Plaza de San Pedro da acceso libre a la Basílica y a otros lugares habitualmente visitados, el turista no tiene la percepción de estar cruzando ninguna frontera, como si Roma y el Vaticano fueran una misma cosa, pero no es así.

La muralla que rodea la colina vaticana actúa ya como frontera, en este caso visible, aunque el hecho de que los carabinieri italianos tengan la potestad de velar por la seguridad en la Plaza de San Pedro, de hecho territorio extranjero, llama a la confusión.

En realidad, hay conco puntos de acceso, cinco “puestos fronterizos”: la gran puerta de bronce ubicada a la entrada del Palacio Pontificio, el arco de las campanas de a basílica, la entrada a los Museos Vaticanos (siempre llena de gente), la entrada a la Sala de Audiencias y la Puerta de Santa Ana donde tienen lugar los discretos encuentros oficiales entre los servicios de inteligencia y seguridad de ambos estados.

Pero hay un truco para reconocer estos puntos de acceso al minúsculo y todopoderoso estado Vaticano: la presencia de la Guardia Suiza con sus vistosos uniformes.

Fotos vía: La Stampa

Escrito por Daniel Terrasa el 26 agosto, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario