Viajes

La duna de Bouctouche en Canadá

IB4973

Unos 400 km al este de Quebec, en la costa atlántica de Canadá, se encuentra uno de los paisajes costeros más espectaculares de América: la duna de Bouctouche, conocida por los primeros colonos europeos como “el pequeño gran puerto”: una interminable lengua de tierra que se adentra en el océano hasta donde alcanza la vista.

En realidad sí tiene un principio y un final. En total, 12 kilómetros de arenas y bajíos sobre los que crece una fina capa de hierba. El hábitat natural de numerosas especies protegidas dentro de los límites del Eco Center Irving. Sobre la parte más estable de esta curiosa península serpentea una pasarela que, dibujando pronunciados meandros, permiten el paso de peatones y ciclistas.

Boardwalk_across_the_dunes_in_the_Irving_Eco-Centre

Como todas las dunas, la de Bouctouche está viva y se mueve constantemente. En los últimos años ha crecido tanto que ya amenaza con cerrar la boca del puerto, lo que preocupa mucho a los pescadores y marineros. Es curioso que precisamente esta enorme duna, que gracias a interponerse al olaje de mar abierto permitió construir este puerto, se ahora su peor amenaza.

I

También gracias a esta duna la ciudad de Bouctouche es uno de los grandes centros turísticos del estado de New Brunswick. Además de este paisaje increíble o que atrae a muchos visitantes es la fama gastronómica de su suculenta langosta, cocinada al estilo marinero local. Un manjar para saborear en algún restaurante que ofrezca vistas al océano rugiente.

Fotos vía: bouctouche.ca

Escrito por Daniel Terrasa el 6 noviembre, 2013 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario