Viajes

La Cueva de los Ojos en Bulgaria

Aunque su nombre real es Projodna, todo el mundo la conoce como “la cueva de los ojos”. Basta con echar un vistazo a las imágenes para averiguar porqué. Se trata en cualquier caso de una de las cuevas más populares y de más fácil acceso de Bulgaria. Se encuentra a las afueras de la localidad de Karlukovo, a unos 100 km de distancia de la capital Sofía.

Projodna está iluminada de forma natural por sus grandes entradas y las aberturas naturales del techo, llamadas okna. Son las okna, los ojos, las que hacen de esta cueva un lugar excepcional. Al estar colocadas una junto a la otra y tener la misma forma almendrada que la de los ojos humanos, desde el interior da la impresión de que dos ojos gigantes nos observan.

Ojos de Dios, ojos del Diablo

Este par de aberturas ha sido bautizado como “los ojos de Dios” y a veces “los ojos del Diablo”, todo depende de quién mire. Cuando llueve, da la impresión de que los ojos lloran, algo realmente digno de ver. En invierno se forman grandes carámbanos de hielo, ofreciendo un espectáculo fabuloso, aunque existe peligro de resbalar.

La cueva fue declarada monumento natural en 1962 y ha sido escenario de filmación de algunas películas. Situada en uno de los parajes más bellos y naturales del interior de Bulgaria, es una parada obligada para las muchas rutas de senderismo que recorren la región.

La forma más sencilla de realizar esta excursión apasionante es partir desde la llamada Casa de la Cueva “Petar Tranteev” que vista desde arriba parece tener la forma de un murciélago. Desde allí hay fantásticas vistas del valle del río Iskar y la propia cueva de Projodna, a la que se llega después de una corta caminata.

Tanto la Casa de la Cueva como la Cueva de Projodna forman parte de los 100 Sitios de Interés Turístico de Bulgaria. La cueva es accesible a los turistas durante todo el año sin necesidad de guía.

Fotos vía: Bulgaria Travel

Escrito por Daniel Terrasa el 29 junio, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario