Viajes

La ciudad sumergida de Baia

Statue (6)

No hay que esperar siglos a que llegue el deshielo para visitar ciudades sumergidas, pues hay unos cuantos buenos ejemplos de ellas a orillas del Mediterráneo. Una de las más espectaculares es la ciudad de Baia, una especie de Las Vegas del siglo I después de Cristo que fue el lugar de recreo de la rica y poderosa élite romana.

La ciudad se asienta sobre chimeneas volcánicas naturales, responsables de que Baia se convirtiera en un destino famoso por sus aguas termales, con propiedades curativas y medicinales. Algunas de las figuras más poderosas de la antigüedad, como Nerón, Cicerón o el mismísimo Julio César disfrutaron de ellas y construyeron villas para pasar allí sus vacaciones.

Maravillas arqueológicas submarinas

Statue (2)La ciudad fue saqueada por los sarracenos en el siglo octavo y cayó en un lento abandono hasta quedar en el más absoluto de los olvidos mientras el nivel del agua del mar subía lentamente a causa de la acción geológica de las mismas chimeneas volcánicas que, ironías del destino, fueron una vez el gran tesoro de la ciudad.

Por suerte, las ruinas de Baia se encuentran a escasa profundidad y se pueden visitar, ya que constituyen uno de los pocos parques arqueológicos submarinos del mundo.

Los visitantes pueden ver la estructura que colapsó y se hundió bajo el mar con estatuas increíblemente conservadas. Se puede admirar este espectáculo a través de los fondos de cristal de los barcos turísticos o bien mediante inmersiones, siempre acompañados de un guía y con todas las medidas de seguridad necesarias.

Si ya te has sumergido en las aguas del Museo Submarino de Losinj en Croacia y el Neptune Memorial Reef de Florida, Baia es tu próximo objetivo.

Fotos vía: underwaterarchaeologicalparkbaia

Escrito por Daniel Terrasa el 9 noviembre, 2013 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario