Curiosidades

Isola delle Rose, la breve historia de la micronación del Adriático

No puede haber un nobre más bonito para un país que el de la República de la Isla de las Rosas. Aunque lo parezca, no se trata de un país de hadas de alguna película de Disney, sino de una micronación de efímera existencia frente a las costas italianas del Adriático. Un destino fascinante al que por desgracia ya no se puede viajar.

Esta república fue creada en el año 1964 sobre una plataforma en el mar Adriático, a pocos kilómetros de la costa de la provincia de Forlì, Italia. El idioma oficial era nada menos que el esperanto (de hecho el nombre oficial del país era Respubliko de la Insulo de la Rozoj) y su bandera lucía un fondo de color naranja sobre el cual se dbujaba un escudo blanco adornado con tres rosas rojas.

El artífice de esta micronación fue un ingeniero italiano llamado Giorgio Rosa, que con el permiso del gobierno italiano construyó una gran plataforma marina de 400 m² sostenida por nueve pilares. En ella llegó a haber un restaurante, un bar, una discoteca y una tienda de recuerdos. La “isla” se convirtió en un lugar curioso y extravagante que despertó el interés de muchos viajeros pudientes de todo el mundo. El dinero empezó a llover abundantemente sobre Isola delle Rose.

Con el fisco hemos topado

Los negocios de Rosa iban viento en popa, así que el ingeniero decidió lanzarse definitivamente a la piscina declarando la independencia de la república de la Isla de las Rosas el 24 de junio de 1968, declaración que fue acompañada de la emisión de sellos y moneda propios.

La broma había ido demasiado lejos. No es que con los caprichos de Rosa el gobierno italiano viera amenazada su integridad territorial, aunque sí le preocupaba el tema de la elusión fiscal: la “república” obtenía importantes ingresos en divisas extranjeras por los que no se pagaban impuestos estatales. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

Así que, como si de una película de humor italiana se tratara, 55 días después de la declaración de independencia desembarcaron en la plataforma un pelotón de carabinieri acompañando a dos inspectores de la Guardia di Finanza (la Hacienda italiana) los cuales tomaron posesión de aquel territorio sin tener que recurrir a la violencia, pues el guardián de la isla y su mujer, únicos habitantes estables de la república, decidieron no oponer resistencia a las autoridades.

Pese a las airadas protestas de Rosa, que acusaba a Italia de “violación de la soberanía de la república” y denunciaba daños irreparables a la industria turística de la misma derivados de la ocupación militar, la plataforma fue hundida en el mar por la Guardia Costera con 675 kg de explosivos colocados en los pilares en enero de 1969.

La aventura de Rosa, su ascenso y caída, fue seguida con interés por la prensa italiana durante meses y dio lugar incluso a una película y un cómic antes de caer en el olvido.

Así acabó para siempre la historia de la República de la isla de las Rosas. ¿La moraleja? Podría ser esta: sólo hay dos cosas infalibles en esta vida: la muerte y el fisco.

Fotos vía: Il Messagero

 

Escrito por Daniel Terrasa el 10 octubre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , Curiosidades

Déjanos tu comentario