• Reportajes, Viajes

    Huacachina, el oasis de Perú


    Aunque la gran mayoría de los oasis que podemos encontrarnos en el mundo están en los desiertos de África y Oriente Próximo, el pequeño paraíso de Hucachina, en Perú, poco tiene que envidiarles. Este pequeño lago, situado a sólo 5 kilómetros de la ciudad de Ica, sorprende por la belleza de sus alrededores: enormes dunas de arena que parece que se le van a echar encima. De hecho, la magnitud de ésta es tal que, actualmente, es uno de los mejores lugares del mundo para practicar el sandsurfing.

    El lago está rodeado de vegetación: palmeras, eucaliptos, hurangos (un árbol típico de Sudamérica) y de hoteles. Y es que a pesar de su belleza y exclusividad, en los años 40, momento de máximo auge de Huacachina, se descubrió que el agua de este oasis era como un balneario, ya que contaba con sulfuros y salinas. De ahí comenzó su especulación, llenando sus orillas de majestuosas residencias y malecones durante la década de los 50 y, hoy en día, de puestecitos ambulantes y restaurantes.

    Esto al final ha hecho que el oasis de Huacachina haya sufrido alguna que otra consecuencia, como la disminución del nivel del agua. Otra desventaja es que éste no está aislado, sino que está conectado a la ciudad de Ica por una carretera, por lo que para acceder hasta él ya no es necesario que te enfundes en una túnica, te subas a un camello y te pongas a cabalgar, ¡una lástima! A pesar de todo, aunque haya perdido parte del encanto de sus orígenes, el oasis de Huacachina está considerado como uno de los lugares más espectaculares de Perú. No lo dudamos.

    Leyenda sobre Huacachina

    Como todo lugar que se precie, el lago de Huacachina también cuenta con su propia leyenda que ha sido representada en una de las esculturas del paseo: la Sirena. Según ésta, una joven que fue abandonada por su novio paseaba sus penas por el desierto cuando un cazador la vio y fue tras ella. Ésta comenzó a correr con tan mala suerte que la sábana que la cubría se le resbaló y se convirtió en un árbol; posteriormente, el espejo que llevaba en su mano se cayó al suelo y se rompió creando así un enorme lago en donde se metió para huir del cazador. En aquel momento se convirtió en sirena y se quedó atrapada en aquellas aguas para siempre. Qué divertidas son las leyendas.

    Fuente: Huacachina; Ica Peru

    Imágenes: B10m; Palegoldenrod; woychukb; Capt Kim

    Escrito por Laura Fernandez el 24 noviembre, 2011 | 3 comentarios
    Etiquetas: , , , , , Reportajes, Viajes

    Canalviajes (@Canalviajes) (@Canalviajes) | 24 de noviembre de 2011 | 4:10 pm

    Huacachina, el oasis de Perú http://t.co/j9tRaYKP #lugaresincreibles

    Paul Ramos (@Paul_Ramos_) | 24 de noviembre de 2011 | 9:00 pm

    Huacachina, el oasis de Perú http://t.co/ZFcXaO3M vía @canalviajes

    [...] El oasis de Huacachina: sin abandonar la línea de la costa llegaremos a Huacachina, un lago situado a pocos kilómetros [...]

    Déjanos tu comentario