Rutas

Houtribdijk, una carretera sobre el mar

maxresdefault

Holanda es un país en eterna lucha contra el agua, aunque poco a poco el hombre sa ha ido imponiendo a la naturaleza y el prodigioso sistema de diques y esclusas han conseguido lo imposible: que exista tierra donde no debería existir. Y uno de los mejores lugares para darse cuenta de esto es Houtribdijk, un dique de 30 kilómetros que divide en dos el IJsselmeer o mar interior holandés y por el que discurre una increíble carretera que parece flotar sobre el agua.

Solo otro dique similar, el Afsluitdijk, que separa el IJsselmeer del Mar del Norte, supera en longitud y espectacularidad al Houtribdijk. Sin embargo, el paseo por esta carretera puede resultar más agradable, puesto que conecta dos de las localidades marineras más bonitas del país: Enkhuizen al norte y Lelystad al sur.

El dique es en realidad una presa que regula el nivel de las aguas del llamado Markermeer, la sección del IJsselmeer que queda al sur, impidiendo que las mareas inunden las ciudades del norte de la península de Holanda, entre ellas la propia Amsterdam.

Por la carretera N302 que se aseinta sobre el Houtribdijk pasan cada día más de 800 vehículos. En cada uno de sus extremos, tanto en el puerto de Enkhuizen como en el de Lelystad, se encuentra un puente levadizo que interrumpe el tráfico y permite el paso de los barcos.

Justo a mitad de trayecto la carretera se ensancha para formar una isla artificial que acoge un puerto de emergencia, el Trintelhaven. Allí hay una zona de aparcamiento, un restaurante llamado Checkpoint Charlie y una dsconcertante estatua de metal donde se ve a un hombre gigante en cuclillas, observando fijamente y meditando sobre el mar según unos, y haciendo otra cosa más prosaica según otros.

Fotos vía: Visit Holland

Escrito por Daniel Terrasa el 28 octubre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Rutas

Déjanos tu comentario