• Viajes

    Highclere Castle, un paseo por Downton Abbey

    Los seguidores de todo a la serie de TV Downton Abbey vivieron con angustia el final de la sexta temporada, el capítulo ambientado en la Navidad de 1925 que ponía punto final a la saga. A la espera de si regresa la serie a nuestras pantallas, hay una forma de mitigar este vacío: viajar al condado de Hampshire en Inglaterra y visitar la casa donde se ha filmado la serie: Downton Abbey en la ficción, en la vida real el Castillo de Highclere, situado unos 100 km al oeste de Londres.

    El hogar de los Condes de Carnarvon fue remodelado por Charles Barry en 1838 para convertirse en el imponente edificio ahora famoso en todo el mundo gracias a la televisión. Sólo abre sus puertas dos meses y medio al año en verano, ofreciendo visitas guiadas por el interior del castillo y los jardines, los escenarios de la vida cotidiana de Lord y Lady Grantham. Allí nos esperan algunas sorpresas inesperadas:


    Y es que el dueño de estas tierras, Lord Carnavon, fue uno de los aventureros que, junto a Howard Carter, descubrió la tumba de Tutankamón en 1922 y desatando por cierto una maldición legendaria. De hecho, Lord Carnarvon murió dos meses después del hallazgo en El Cairo, a cusa de la picadura de un mosquito infectado. Más de 20 personas relacionadas con la excavación presuntamente murieron en extrañas circunstancias, pero eso es otra historia que nos aleja de nuestro hilo conductor. El hecho es que en el Castillo de Highclere se conserva una magnífica colección de antigüedades. La exposición egipcia es uno de los tops de esta visita.

    Otro de los grandes momentos de la visita es el paseo por los jardines, diseñados por Lancelot Brown (apodado “el mejor jardinero de Inglaterra”) en el siglo XVIII. En total, más de 400 hectáreas de lagos, colinas y bosques, todo perfectamente conservado y con un enorme cedro libanés como joya de la corona. Por estos prados pacen caballos y ovejas, aunque son los perros cazadores los animales más queridos de Highclere Castle.

    Para acabar el día, los visitantes pueden disfrutar de un refrigerio con mucho estilo en la Coach House: acompañan el té sandwiches de salmón ahumado, huevo y pepino junto a los deliciosos bollos con nata y no menos de tres tipos diferentes de pastel. y antes de volver a casa, no olvides comprar tus recuerdos en la tienda de souvenirs.

    Fotos vía: CNN

    Escrito por Daniel Terrasa el 8 octubre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario