Viajes

Guelta d’Archei, un oasis prodigioso

guelta-archei-1[6]

Guelta d’Archei es uno de los oasis, tan escasos y valiosos, que interrumpen la desolada inmensidad del Desierto del Sáhara. Más que un oasis se trata de una guelta, una clase de  humedal muy particular, típico de estas regiones, que se forma cuando el agua subterránea se derrama sobre la superficie en las zonas más deprimidas, dando lugar a piscinas y embalses. Esta en concreto es para los habitamtes del norte de Chad, una veradera bendición.

La Guelta d’ Archei se encuentra en la meseta de Ennedi, escondido tras las imponentes paredes de un cañón. De este modo, sus aguas permanecen protegidas por estos muros de arenisca que dan sombra a los centenares de camellos que cada día paran aquí a saciar su sed y descansar.

guelta-archei-2[2]

En esta vieja parada de las rutas de caravanas que cruzan el desierto encontramos también una población de cocodrilos emparentados con los del lejano Nilo. En realidad, este es el último reducto de esta especie en toda la región. Los cocodrilos se alimentan de peces que sobreviven a su vez alimentándose de algas que prosperan en las aguas que los camellos fertilizan con sus excrementos. No existe un ecosistema como este en todo el mundo.

En los acantilados se pueden apreciar una serie de pinturas rupestres que dan testimonio de que en épocas remotas este lugar fue más fértil y frondoso, ideal para que los hombre vivierany prosperaran.

guelta-archei-12[6]

Las cosas son muy diferentes ahora en Guelta d’ Archei, un lugar estéril y alejado de las rutas turísticas. Solo hay un modo de llegar hasta aquí: un largo camino de casi cuatro días en todoterreno sobre pistas de tierra y piedras desde la ciudad de N’Djamena, la capital de Chad. Sólo para aventureros.

Fotos vía: Globe Holidays

Escrito por Daniel Terrasa el 2 mayo, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario