• Viajes

    Génova, la sorpresa italiana

    Génova, la capital de la Liguria, no suele aparecer en los clásicos tours turísticos por Italia, siempre eclipsada por el brillo de Venecia, Florencia y Roma. Por eso, el viajero que recala por primera vez en la vieja Genoa se suele llevar una sorpresa muy agradable: una ciudad elegante y llena de historia, con una gastronomía sensacional.

    Una ciudad con 42 edificios históricos protegidos por la UNESCO y que es la cuna de la salsa pesto (el famoso pesto genovese), bien merece una vista. Son las viejas glorias de la época en la que esta ciudad era la capital de un poderoso estado comercial, cuando todos la conocían como La Superba.

    Su casco antiguo es una densa y fascinante red de callejuelas medievales que esconde magníficos palacios construidos en los siglos XVI y XVII por las ricas familias mercantiles de la ciudad. Hoy estos palacios han sido transformados en museos y galerías de arte.

    Además de su viva atmósfera callejera, en nuestro paseo urbano hay que  visitar la Cattedrale di San Lorenzo, el Palazzo Ducale y los palacios renacentistas de Via Garibaldi, donde se halla la crema de las colecciones de arte de Génova.

    La mala fama de Génova se debe al barrio portuario, en otros tiempos un nido de delincuencia y un paseo peligroso, aunque en los últimos años esta situación ha mejorado mucho. Estas calles están ahora salpicadas de comercios y restaurantes, llenas de ambiente.

    Otro de los orgullos de la vieja Génova es el dialecto que aquí se habla. El genovés (que a lo largo de los siglos ha absorbido elementos de napolitano, calabrés e incluso portugués) puede ser a menudo incomprensible para el resto de italianos.

    Fotos vía: La Stampa

    Escrito por Daniel Terrasa el 4 diciembre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , Viajes

    Déjanos tu comentario