Viajes

Firminy, la ciudad secreta de Le Corbusier

Charles Édouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier es uno de los grandes genios innovadores de la arquitectura del siglo XX. Podemos contemplar sus obras a lo largo y ancho del planeta pero hay un lugar muy especial para descubrir de cerca su talento y su alma: Firminy, cerca de Saint Éttienne. Allí está la iglesia de Saint-Pierre, que fue levantada por sus dicípulos después de su muerte. Se la considera la gran obra póstuma de Le Corbusier.

Aunque es menos conocida que la Ciudad Radiante de Marsella o de la Villa Savoye de Poissy (Yvelines), la huella de Le Corbusier en Firminy, a orillas del Loira es tanto o más impactante. Y no solo para los amantes de la arquitectura.

Le Corbusier llegó a Firminy a principios de 1950 con el encargo de poner en marcha el ambicioso proyecto de Firminy-Vert, un modelo de ciudad sostenible realmente pionero para su época. Rápidamente el maestro dibuja el diseño en su cabeza: tres unidades residenciales,  una Casa de la Cultura y un estadio olímpico-iglesia. Un lugar donde poder vivir en armonía física y espiritual.

En la actualidad algunos de los edificios están en desuso pero otros como la Casa de la Cultura siguen activos y despiertan la misma fascinación que hace 65 años: su fachada inclinada salpicada de “secciones ondulantes”  de vidrio y hormigón sigue asombrando a los visitantes.

Pero tal vez el edificio más destacado de Firminy sea la Iglesia de San Pedro que Le Corbusier, fallecido en 1965, no llegó a ver terminada. Recogió el testigo su ayudante más próximo y leal, Joseph Oubrerie. pero solo a partir de 1973. Hubo que esperar hsta el año 2006 para su inauguración. Humilde y magistral a la vez, este monumental cono truncado cuyo sótano alberga un centro de exposiciones, filtra la luz de las estrellas durante la noche para que el visitante sienta la magia del universo y observe la constelación de Orión grabada detrás del altar.

Para llegar a Firminy y disfrutar de estas maravillas hay que tomar el bus de la línea 1 desde el centro de Saint-Étienne y bajarse en la parada de Église Saint Pierre.

Fotos vía: Le Monde

Escrito por Daniel Terrasa el 23 julio, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario