Reportajes

Enoturismo en tierras riojanas, una alabanza a la cultura del vino

Foto1

Situada en Briones, en pleno corazón de La Rioja Alta y a orillas del río Ebro, se encuentra el complejo enoturístico Vivanco: 9000 metros cuadrados que albergan una amplísima oferta de experiencias para estimular los sentidos y rendir honor a la apasionante cultura del vino. Más allá de las atractivas opciones que ofrecen comúnmente las bodegas, Vivanco integra, entre otras cosas, una fundación premiada en 2007 por la Organización Mundial del Turismo que incluye un museo, una editorial y un centro de documentación.

Una de las principales ventajas de hacer enoturismo en Vivanco es que, independientemente del plan con el que se vaya en mente, su oferta es tan versátil que es ideal para cualquier tipo de grupo. Ya sea que organicéis un paseo entre amigos, vayáis de escapada romántica o queráis compartir en familia, hay actividades para todos. Además tienen paquetes bastante accesibles que podéis reservar en esta web o a través del teléfono +34 900 834 097. Uno de los más completos incluye la visita al museo y a las bodegas con la degustación de dos vinos por un precio de 15 euros.

Foto2

Por un lado, el museo abarca 4000 metros cuadrados repartidos en salas que ofrecen una colección de piezas de arte de diversos autores que van desde Pablo Picasso, Dalí, Miró y Durero hasta Walt Disney. Todas las obras que pueden apreciarse en sus instalaciones recogen 8000 años de historia dedicados a la cultura del vino. El origen y su proceso de elaboración, maquinarias empleadas a lo largo de la historia en diferentes culturas, la fabricación artesanal de barricas, 200 variedades de uvas y hasta una amplia colección de más de 3000 sacacorchos, son algunos de los elementos que se pueden encontrar.

Foto3

Pero una experiencia enológica no está completa sin apreciarla con la nariz y el paladar. En las bodegas podrás conocer todo el proceso de elaboración de la mano de estos expertos y culminar con una educativa y estimulante cata de sus especialidades. Y como el vino y la comida van siempre de la mano, podréis terminar con una visita al restaurante que ofrece unas preciosas vistas a los viñedos con la Sierra de Cantabria de fondo. Allí podréis degustar una oferta gastronómica en la que el vino no sólo acompaña, sino que se convierte en un ingrediente fundamental en la preparación de todos sus platos.

Foto4

¿Y qué pasa si vais con niños? Allí los pequeños contarán con diversos talleres y actividades lúdicas y didácticas con las cuales podrán pasárselo en grande mientras aprenden las tradiciones y procesos de elaboración del vino. Así que si os sentís tentados a conocer las maravillosas tierras riojanas mientras os regocijáis en las generosas ofrendas de la vid, ésta es, sin duda, una opción muy completa.

Foto5

Escrito por admin el 18 septiembre, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Reportajes

Déjanos tu comentario