Viajes

En busca de Akakor, la ciudad perdida del Amazonas

La historia de la búsqueda de la ciudad perdida de Akakor y de la tribu Ugha Mongulala nos suena como al argumento de una película de Indiana Jones. Y efectivamente, en esta historia real se inspiró el guión de la última película de la saga, el Reino de la Calavera de Cristal. Una aventura a medio camino entre lo real y lo fantástico envuelta de misterio.

Se supone que Akakor se encuentra en el corazón de la Amazonia y la primera noticia que se tuvo de ella fue en el año 1972, cuando un hombre llamado Tatunca Nara, que aseguraba provenir de allí, le reveló su existencia a un reportero gráfico alemán llamado Karl Brugger, con quien se encontró en un mercado en Manaus.

Brugger, fascinado con el relato de Nara, documentó toda esta historia en un libro llamado La Crónica de Akakor. En él se explica, entre otras cosas, que los Ugha Mongulala fueron elegidos por los dioses para ser los dueños de la Tierra después de su marcha, que habría sucedido en el año 10.481 a.C., fecha que marcaría para ellos el año cero.

Gracias al éxito de este libro en ciertos círculos, Nara comenzó a organizar expediciones en busca de la legendaria ciudad perdida del Amazonas en los años siguientes, obteniendo importantes ingresos por sus servicios como guía y cicerone a este mundo oculto.

Es entonces cuando la aventura dio un giro siniestro, con la muerte no explicada de tres personas en la selva durante estas expediciones. El propio Brugger fue asesinado en circunstancias extrañas en la playa en Río de Janeiro. Su asesino nunca fue descubierto.

Aunque Nara negó siempre su implicación en todas estas muertes las sospechas recayeron sobre él cuando la policía descubrió que el supuesto “hombre de la selva” había nacido  en realidad en Alemania y que su verdadero nombre era Hansi Hauck. Poco después el investigador Rüdiger Nehberg, que había dedicado años de trabajo a encontrar evidencias sobre la misteriosa ciudad subterránea y la tribu que habitaba en ella, declaró que todo aquello había sido un gran fraude.

Nara Tatunca (izquierda) y Karl Brugger (derecha) en los años 70.

Nara Tatunca (izquierda) y Karl Brugger (derecha) en los años 70.

Nehberg lo explica en otro libro: The Self Made Boss, donde revela que Hauck había salido de Alemania en 1966 y se había inventado una nueva vida e identidad en Brasil. La ciudad de Akakor y la tribu de los Ugha Mongulala serían tan sólo el fruto de su imagninación. De modo que este gran impostor es el protagonista de una historia realmente increíble que excitó la imaginación de muchos aventureros en los años 80.

A pesar de todo, todavía hay quien cree que la historia de Akakor es cierta y que Nara, habiendo recogido testimonios y pistas sobre ella, habría intentado aprovecharse para enriquecerse. Tal vez Akakor siga aún oculta bajo tierra en algún lugar inexplorado de América del Sur, aunque hasta la fecha nadie ha podido dar con ella.

Fotos vía: Daily Mail

Escrito por Daniel Terrasa el 23 noviembre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario