• Reportajes

    El salvaje norte de Argentina

    Argentina, un fascinante país de extremos. Si el sur es el reino de los hielos, el norte, entre Amaicha y Purmamarca, a 1.500 kilómetros de Buenos Aires, es una tierra salvaje de desiertos y pampas, un lugar donde parece que los europeos pasaron de puntillas y no fueron capaces de dejar su huella.

    Buenos Aires pasa por ser la ciudad más “europea” de América del Sur, pero en el norte de Argentina no queda ni rastro de ello. Aquí, en las tierras áridas y despobladas del norte, donde hay 365 días de sol al año, los herederos de los pobladores precolombinos viven en pequeñas ciudades y aldeas.

    En San Miguel de Tucumán se puede palpar aun el orgullo y la veneración por las raíces que ha sobrevivido cinco siglos tras la llegada de los conquistadores lograron romper. En una encantadora mansión de estilo colonial, convertida ahora en museo, se reunieron los padres de la patria argentina en 1816 para declarar la independencia. Es la “Casa de Tucumán”, visita obligada en esta región.

    Los Valles Calchaquíes ofrecen un paisaje lunar, estéril y sobrecogedor. Cactus gigantes y montañas de colores batidas sin piedad por el viento. Es el encanto de la legendaria Ruta 40, donde las gasolineras, verdaderos oasis en mitad de la nada, se encuentran a cientos de kilómetros de distancia unas de otras. El far west argentino.

    Viajar por esta región resulta excitante pero abrumador. Es habitual sentirse pequeño en mitad de este despliegue de grandeza natural: los valles mineros horadados de San Antonio de los Cobres, el surrealista desierto salado y blanco de Salinas Grandes, y al final del camino, la civilización de nuevo en la bella ciudad de Salta.

    Fotos vía: turismo.salta.gov.ar

    Escrito por Daniel Terrasa el 11 octubre, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , Reportajes

    Déjanos tu comentario