Viajes

El Puente de Carlos, símbolo de Praga

mlzne-svitani-karluv-most

No es exagerado decir que el corazón de Praga, la ciudad dorada, se encuentra a medio camino entre las dos orillas del Moldava, el río que atraviesa la capital checa. Nos referimos al Puente de Carlos (en checo Karlův most), el gran símbolo y puente más viejo de la ciudad, que conecta la ciudad vieja con el castillo. Para los viajeros se trata de un paseo lleno de magia y elegancia.

La construcción comenzó en 1357 por orden del rey Carlos IV, a quien debe su nombre, y fue finalizado a principios del siglo XV. Durante siglos fue la única forma de atravesar el río, por eso el Puente de Carlos se transformó en la vía de comunicación más importante, no solo dentro de Praga, sino para el comercio entre la Europa Oriental y la Occidental.

Visita imprescindible en Praga

hCon una longitud de más de 500 metros y una anchura media de 10, se trata de una de las avenidas peatonales más importantes y animadas de la ciudad.

El paseo está jalonado por tres torres góticas distribuidas entre sus dos cabeceras y 30 estatuas de estilo barroco que representan a diferentes santos y personajes históricos que fueron colocadas allí en el siglo XVIII. Se trata de réplicas, pues a partir de 1965, todas las estatuas originales fueron retiradas para exhibidas en el Museo Nacional.

Durante el día el Puente de Carlos vive una actividad febril: turistas, artistas callejeros y vendedores se dan cita en este balcón del Moldava, el lugar más vivo y mágico que vas a encontrar en tu viaje a Praga. Visita imprescindible.

Fotos vía: seznam.cz

 

Escrito por Daniel Terrasa el 16 abril, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario