Viajes

El Museo Kalashnikov, en Rusia

En 1942, Mihail Kalashnikov, un combatiente ruso de la II Guerra Mundial, diseñó una de las armas más famosas y mortíferas de la historia: el rifle de asalto AK-47. Es discutible si tal hecho merece algún tipo de honor, pero en Izhevsk, su ciudad natal al pie de los Urales, se inauguró hace ocho años un curioso museo que recibe a unos 10.000 visitantes cada mes.

El Kalashnikov ha participado en todas las guerras del planeta desde el año 1949. Dejando de lado las disquisiciones de tipo moral, no se puede dudar que se trata de uno de los inventos del siglo. Su éxito estriba en su ingenioso sistema de recarga de munición, que utiliza la fuerza de los gases de combustión producidos en la acción del disparo para facilitar la colocación de un nuevo cartucho en la recámara del arma y expulsar el casquillo ya utilizado. Los entendidos alaban su versatilidad y fácil manejo.

Todas estas cualidades del AK-47 son explicadas y ensalzadas en este museo, que resultará muy interesante para los que viajen a esta parte de Rusia porque buena parte de la historia del siglo XX se ha escrito con la sangrienta huella del Kalashnikov. Los habitantes de Izhevsk, pese a todo, exhiben su museo con orgullo a los forasteros.

En el museo encontramos desde que van desde exposiciones estáticas del AK-47 y sus variantes hasta presentaciones de vídeo con pantalla de plasma que muestran el proceso de fabricación, su participación en los diferentes conflictos armados de la historia.

Una cosa sí se echa en falta: un contador donde figurase la cifra de todas las muertes que esta arma ha provocado en el mundo en sus 63 años de existencia. Ese sí que sería una cifra impactante, aunque tal vez conveertiría este museo en un lugar realmente siniestro.

Fotos via: guardian.co.uk

Escrito por Daniel Terrasa el 10 mayo, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario