• Sin categoría

    El Museo de Tintín en Cheverny

    Seguro que los tintinólogos reconocerán de inmediato la silueta del castillo de esta imagen. ¿El Chateau de Moulinsart, donde vive el capitán Haddock? En realidad se trata del Castillo de Cheverny, en la región francesa del valle del Loira, el mismo que inspiró a Hergé para dibujar la residencia que el viejo y gruñón marinero heredó de su ilustre antepasado Rackham el Rojo, y que hoy alberga el Museo Tintín.

    Parece ser que Hergé decidió eliminar dos alas del castillo original, pensando como él mismo diría que “era demasiado paar un viejo lobo de mar”. Este castillo, construido en el siglo XVII, es el único de esta región que pertenece todavía a sus antiguos dueños, los condes de Cheverny, que lo recuperaron después de confiscación durante la Revolución Francesa. Solo una parte del edificio está reservado a los seguidores de Tintin.

    Paseando por sus jardines y sus salones uno se siente como uno de los personajes que aparecen en “Las Joyas de la Castafiore”.

    Además de curiosidades, planchas inéditas, reproducciones de los vehículos (no falta el cohete de “Aterrizaje en la Luna” figuras de diversos tamaños y la imprescindible librería donde adquirir los comics de Tintín, el muso está lleno de detalles como una colección de vestidos inspirados en el intrépido reportero del flequillo y algunos encantadores guiños a los aficionados como el teléfono que suena y cuando se descuelga se oye “¿Es la carnicería Sanzot?”

    Pero aparte de todo esto, merece la pena visitar el resto de estancias del castillo, desde el invernadero donde se ha instalado una cafetería hasta los hermosos jardines que rodean el edificio. No en vano Cheverny es también uno de los míticos y bellos castillos que jalonan el curso de la Loire.

    Fotos vía: chateau-cheverny.fr

    Escrito por Daniel Terrasa el 21 octubre, 2012 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario