• Viajes

    El monumento a la Madre Rusia en Volgogrado

    2

    Es una de la grandes atracciones turísticas de la ciudad rusa de Volgogrado, pero también un santuario de los patriotas y nacionalistas rusos que se dan cita a sus pies para conmemorar la victoria sobre los invasores nazis en la sangrienta batalla de Stalingrado en 1943. La estatua o el monumento a la Madre Rusia, también llamada “la Madre Patria te llama”, fue en su día la estatua más grande del mundo y aun hoy impresiona con su dramatismo y sus colosales dimensiones.

    Del terrible recuerdo de uno de los episodios más terribles de la II Guerra Mundial, donde se luchó casa por casa y los muertos, por fuego enemigo (y a causa del hambre y el frío) se amontonaban en las calles, la ciudad de Stalingrado, hoy Volgogrado, salió convertida en el símbolo de la resistencia y del orgullo del pueblo ruso.

    volgogrado

    Así que en 1959 se decidió levantar esta majestuosa estatua sobre la colina de Mamyév Kurgán que acabó de construirse en 1967. En ese momento era la más grande del planeta, con 85 metros de altura y casi 8.000 toneladas de peso. Se eligió como tema una representación de Niké, la diosa griega de la victoria, transformada convenientemente en una alegoría de la Madre Rusia.

    En plena Guerra Fría la idea era, de paso, deslumbrar a Occidente. Lo cierto es que aun hoy este lugar resulta sobrecogedor. Especialmente llamativa es la gigantesca espada que sostiene la dama, que mide 33 metros y pesa 14 toneladas. Su estructura era originalmente de acero inoxidable y hojas de titanio, pero por temor a que el viento la arrancara obligó a las autoridades a sustituirla por otra más ligera y segura.

    pictxf

    Hoy miles de turistas, rusos y extranjeros, ascienden a la colona para disfrutar de unas fabulosas vistas de la ciudad bajo la protección de esta faraónica y poderosa Madre Rusia de acero y hormigón.

    Fotos vía: bbc.co.uk

    Escrito por Daniel Terrasa el 7 abril, 2013 | 3 comentarios
    Etiquetas: , , , , , , , Viajes

    Karla | 19 de mayo de 2014 | 11:11 pm

    Super exitosa pagina, de verdad me encanto mucho porque nos enseña tareas y aparte nos abre los ojos a lo mas hermoso del mundo (Las obras de arte)

    pehpartidoeco | 1 de octubre de 2014 | 1:36 pm

    Una ampliación:

    El Mamáyev Kurgán (en ruso: Мама́ев Курга́н) es la colina que domina desde la altura la ciudad de Volgogrado (antiguo Stalingrado), en el sur de Rusia. Su nombre en ruso significa el “túmulo de Mamái”, el comandante de la Horda de Oro (1370), aunque no hay evidencia alguna de que estuviera enterrado en ese sitio.

    En la actualidad, la colina de Mamáyev Kurgán está convertida en un gran monumento conmemorativo de la victoria soviética en la Batalla de Stalingrado (entre agosto de 1942 y febrero de 1943) y es una gran tumba para los 30.505 soldados muertos en la batalla. Este triunfo fue decisivo para la victoria de la Unión Soviética contra las fuerzas del Eje en el Frente Oriental en la Segunda Guerra Mundial.

    Batalla de Stalingrado:
    Cuando las fuerzas del 6º Ejército Alemán lanzaron su ataque contra el centro de la ciudad de Stalingrado el 13 de septiembre de 1942, la colina se transformó en un lugar de combate encarnizado entre los atacantes y las fuerzas defensoras del 62º Ejército Soviético.
    El control de la colina se transformó en un objetivo decisivo, puesto que desde esa posición se domina la ciudad, otorgando el control de ella. Para defenderla, los soviéticos construyeron una serie de líneas defensivas en las laderas del cerro, incluyendo trincheras, cercos de alambre de púas y campos minados. Los alemanes por su parte presionaron con fuerza sobre la colina, sufriendo gran cantidad de bajas. Cuando finalmente la capturaron, empezaron a bombardear el centro de la ciudad, al igual que la estación Stalingrado-1 que se encontraba en la parte inferior del cerro. Así capturaron la estación el 14 de septiembre.
    El mismo día llegó a la sitiada ciudad la 13ª División de Guardias Soviéticos comandada por Alexandr Rodímtsev, atravesando el Río Volga bajo un fuerte fuego enemigo. Los 10.000 hombres de la división que tenían como misión socorrer a los defensores, entraron en el mismo día en acción. El 16 de septiembre recapturaron la Mamáyev Kurgán y continuaron luchando por la estación ferroviaria, sufriendo un 30 por ciento de bajas en las primeras 24 horas, pero la orilla del río quedó a salvo (solo 320 hombres de los 10.000 iniciales sobrevivieron hasta el final de la Batalla de Stalingrado).
    Las tropas soviéticas fueron reforzadas lo más pronto posible, pero eso no amilanaba a los alemanes quienes realizaban hasta doce asaltos diarios, con fieros contraataques rusos. La colina cambió de manos varias veces.
    Para el 27 de septiembre de 1942, los alemanes habían recapturado nuevamente el Mamáyev Kurgán. Los soviéticos retuvieron sus posiciones en las laderas de la colina, mientras la 284ª División de Fusileros sostenía la estratégica posición. Los defensores se mantuvieron hasta el 26 de enero de 1943, cuando la ofensiva de invierno permitió rodear, atrapar y destruir a las fuerzas nazis dentro de Stalingrado.
    El Mariscal de Campo alemán Friedrich Paulus, jefe del 6º Ejército germánico (primer Mariscal de Alemania en rendirse hasta ese momento), se rindió con la mayor parte de sus tropas el 31 de enero, pero la batalla terminó oficialmente el 2 de febrero del mismo año, cuando se rindió el último grupo de soldados alemanes que resistía en los escombros de la fábrica de tractores Octubre Rojo.
    Después de la guerra, las autoridades planearon que el Mamáyev Kurgán se transformara en un amplio monumento conmemorativo. Fue construido entre 1959 y 1967 e inaugurado el 15 de octubre de 1967 y se encuentra coronado por una gran estatua alegórica de la “Madre Patria” en su cima. Este monumento, diseñado por Yevgueni Vuchétich, tiene el nombre completo de “¡La Madre Patria llama!” (Ródina Mat’ Zoviot!).
    Consiste en una escultura de cemento de 105 metros de altura, 85 desde sus pies hasta la punta de la espada de 27 metros, dominando el paisaje de la ciudad de Stalingrado (renombrada Volgogrado posteriormente en 1961).
    En el momento de su instalación (1967) la escultura se convirtió en la mayor del mundo. Actualmente la mayor escultura del mundo es el Buda del Templo de la Primavera en la provincia china de Henan construida en 2003.
    La única parte que no está hecha de cemento es la espada, para la que se utilizó acero. La estatua se mantiene de pie sobre su pedestal gracias a su peso, ya que por motivos no del todo claros se construyó con una cimentación mínima.
    En sus pies se encuentra enterrado el general de la defensa de la ciudad, el Mariscal de la Unión Soviética Vasili Chuikov, el único de ellos enterrado fuera de Moscú, así como Vasili Záitsev, francotirador al que se le atribuye haber dado muerte a 242 soldados y oficiales alemanes durante la Batalla de Stalingrado.
    Entre los españoles que yacen con él, se halla el teniente Rubén Ruiz Ibárruri, único hijo varón de la Pasionaria.
    Dentro del complejo se ubica también un gran museo sobre la batalla.
    Mamáyev Kurgán es uno de los lugares más turísticos de Volgogrado y recibe alrededor de dos millones de visitantes cada año.
    Actualmente, la majestuosidad de la estatua se ve amenazada por varios factores. En primer lugar, el terreno no es lo suficientemente estable, lo que provoca la lenta, pero continua, desviación de la estatua al sostenerse sobre su propio peso. Actualmente el nivel de inclinación es de 211 mm, que es el 75% de los cálculos permitidos por Vuchétich.
    Por otra parte, la estatua en sí comienza a sufrir las consecuencias del inevitable paso del tiempo y algunas partes están comenzando a deteriorarse notablemente. Un equipo de escaladores profesionales se encarga de su costoso mantenimiento y la cubre periódicamente con materiales que favorecen su resistencia al agua.
    La estatua está compuesta en su interior por 118 cables metálicos capaces de aguantar hasta 60 toneladas cada uno. Un ingeniero visita una vez a la semana los equipos electrónicos del corazón de la estatua para controlar la temperatura del hormigón o la tensión de los cables, entre otras actividades. Además, hay repartidos 150 sensores que controlan y recogen información de toda la escultura.
    Evgeni Vuchétich, diseñó también otra Madre Patria en Kiev, pero no pudo completarla y fue finalizada tras su muerte en 1974. La estatua ucraniana, de acero inoxidable, mide 62 metros y fue inaugurada en 1981. Al igual que su homónima rusa, también domina un conjunto memorial dedicado a los fallecidos soviéticos.

    Daniel Terrasa | 3 de octubre de 2014 | 9:07 am

    Excelente ampliación. Muchas gracias por compartirla.

    Déjanos tu comentario