• Reportajes, Viajes

    El Mar Muerto, el milagro de la salinidad

    No es correcto llamarlo mar, ya que en realidad se trata de un lago salado, aunque sí es bastante acertado decir que está muerto, porque su elevada salinidad hace imposible cualquier forma de vida en su lecho: ni plantas, ni peces. Estamos hablando obviamente del Mar Muerto, uno de los rincones más singulares del mundo y un lugar digno de visitar.

    Si viajas a Israel o a Jordania encontrarás muchas ofertas de excursiones programadas para visitar el Mar Muerto, una extensión de agua que se sitúa nada menos que a 400 metros por debajo del nivel del mar, siendo de hecho el punto más bajo de la superficie de nuestro planeta. El lago se alimenta de las no siempre abundantes aguas que en él vierte el río Jordán y las escasas y ocasionales lluvias que se producen en esta árida región. Aguas que las altas temperaturas y la terrible insolación evaporan continuamente. El resultado: una salinidad que multiplica por diez la del resto de mares y océanos.

    Esta particularidad, que en pasado fue una auténtica maldición, ya que el Mar Muerto y toda la región que lo rodeaba era y es un desolado páramo estéril, constituye hoy un reclamo turístico de primer orden. Durante todo el año miles de turistas llegan a estas orillas, donde se levantan numerosos hoteles, balnearios y comercios, para disfrutar de los efectos saludables de sus aguas y sus barros, recrearse la vista con las formaciones de cristales de sal y jugar a “hundirse”, ya que la sal hace que todo el mundo flote en el Mar Muerto. Es frecuente ver a gente tumbada en el agua (¡sin flotador ni colchoneta!) leyendo el periódico o tomando un refresco.

    Alrededor del Mar Muerto se ha desarrollado una incipiente industria de productos naturales relacionados con la salud  y la belleza: jabones, cosméticos, sales de baño… También proliferan los balnearios, sobre todo en la orilla israelí.  Mucha gente acude a ellos para someterse a tratamientos de salud o pasar unos días de relax.

    La otra cara del turismo en el Mar Muerto es el peligro de su desecación a causa de la sobreexplotación de sus recursos. El nivel de las aguas ha disminuido de forma alarmante en los últimos años y las autoridades de los dos países ribereños trabajan ya en proyectos conjuntos para frenar el proceso que, esta vez sí, acabaría de “matar” al Mar Muerto.

    Fotos vía: dead-sea-cosmetics-shop.com, gotit.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 7 noviembre, 2011 | 5 comentarios
    Etiquetas: , , , , Reportajes, Viajes

    Daniel Terrasa (@danielterrasa) (@danielterrasa) | 8 de noviembre de 2011 | 11:19 am

    El Mar Muerto, el milagro de la salinidad http://t.co/HIDoEonG vía @canalviajes

    Cabo Verde, joyas del Atlántico africano | 28 de noviembre de 2011 | 2:10 pm

    [...] salinas en Pedro de Lume, donde los turistas pueden flotar sobre las aguas como si estuvieran en el Mar Muerto. Después de un baño salado, nada mejor que recorrer los bares de la localidad de Santa Maria y [...]

    El Lago Rosa de Senegal | 30 de noviembre de 2011 | 10:35 pm

    [...] llegar a los extremos del Mar Muerto, el Lago Rosa posee una elevada salinidad. Es poco profundo (apenas tres metros), también se [...]

    La arquitectura de la sal en Mono Lake | 13 de mayo de 2013 | 12:21 am

    [...] elaboradas por la acción conjunta del agua, el calor y la sal. Eso sí, como su hermano mayor (ver Mar Muerto, el milagro de la salinidad) no alberga ni un hálito de vida en su [...]

    Los lagos de sal de Sivash en Crimea | 19 de abril de 2014 | 12:55 pm

    […] Estas lagunas separan la península de Crimea de la parte continental con paisajes salados que recuerdan a las artísticas formaciones, blancas y brillantes que ya vimos aquí: Mar Muerto, el milagro de la salinidad. […]

    Déjanos tu comentario