Viajes

El legendario Oasis de Siwa en Egipto

El oasis más legendario y misterioso de Egipto, tal vez de todos los desiertos del mundo: es el Oasis de Siwa, cuya apasionante historia ha sido moldeada a partes iguales por la mano del hombre y las fuerzas de la naturaleza. Un destino poco trillado por los flujos turísticos que hace de él uno de los tesoros más desconocidos del país de las pirámides.

El viaje a este oasis nos transporta a un Egipto diferente e inesperado. Pocos turistas saben que los habitantes de esta región desolada y fascinante tienen su propia cultura y costumbres. Siwa, que ha sabido conservar su autenticidad, sigue siendo uno de los mejores lugares para comprar artesanías locales tradicionales, especialmente los objetos de plata.

Una isla verde en medio de la Nada

En medio de una isla de miles de palmeras (que a su vez está asediada por el inhóspito desierto rocoso) la moderna ciudad de Siwa ofrece manantiales de agua dulce y lagunas saladas, jardines y las evocadoras ruinas de la antigua ciudad fortaleza de Shali. Desde sus murallas se consigue la mejor panorámica de Siwa, que nos permite sentir su inmensa soledad en mitad de la nada.

Se trata de un lugar mágico sobre el que se han escrito todo tipo de leyendas. Según la tradición, un ejército persa entero desapareció en el desierto cuando macrhaba a saquear el oráculo de Siwa, el mismo que reveló a Alejandro Magno que sería faraón.

Para imaginar lo que debían sentir los mercaderes que viajaban en las caravanas, sedientos y agotados, cuando llegaban al osasis de Siwa lo mejor es bañarse en algu na de sus fuentes, masticar nos dátiles y dejarse mimar por la legendaria hospitalidad del las gentes del desierto. Una experiencia inolvidable y única.

Fotos vía: siwaoasis.com

Escrito por Daniel Terrasa el 10 agosto, 2015 | 1 comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Baños de arena caliente en Siwa | 4 de septiembre de 2015 | 10:48 am

[…] cuando los viajerso intrépidos tienen la ocasión de vivir una experiencia única en el mítico Oasis de Siwa: los baños de arena […]

Déjanos tu comentario