• Sin categoría

    El Lago de la Media Luna en China

    El Lago de la Media Luna en China

    En las afueras de la ciudad china de Dunhuang se encuentra uno de los lugares más curiosos del país. Se llama Yueyaquan, aunque también se le conoce por su nombre en inglés, Crescent Lake (el Lago de la Media Luna). Detrás de una gigantesca duna aparece un lago en forma de media luna.

    Las aguas del lago son famosas por su pureza. Al incidir sobre él los rayos del sol el lago parece brillar “como una piedra preciosa en mitad de un mar de arena”, como reza en los folletos turísticos de Yueyaquan. De noche el brillo es igualmente precioso, esta vez gracias a los focos de luz artificial que sobre él se proyectan.

    El Lago de la Media Luna en China

    El turismo ha transformado este lugar, solitario y apacible antes, hoy lleno de visitantes que llegan en excursiones programadas en jeep o incluso a lomos de camellos. Todos acuden a las orillas del lago, donde se levanta una pagoda de factura reciente, aunque construida según los cánones de la arquitectura tradicional de los chinos Han. Por supuesto, no faltan las tiendas de recuerdos.

    Las construcciones son artificiales pero el lago no. Esta extensión acuática resiste desde hace miles de años en un ambiente abiertamente hostil, seco y árido. Su nivel ha disminuido en las últimas décadas y parece que nada se puede hacer para evitar su lenta pero inevitable desecación.

    El Lago de la Media Luna en China

    Hoy su profundidad media es de apenas un metro, cuando hace medio siglo la cifra era de hasta 5 metros. desde el año  2006 el gobierno local, con la ayuda del todopoderoso Estado chino, empezó a llenar el lago y restaurar su profundidad, alargando de este modo su vida aunque con la única motivación de obtener rendimientos económicos de un lugar que empieza a ser explotado intensamente desde el punto de vista turístico.

    Fotos vía: viajarasia.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 19 marzo, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario