Viajes

El islote de Dun Briste en Irlanda del Norte

dun-briste-3[2]

En la costa más septentrional de Irlanda del Norte, a unos 5 kilómetros del pueblo de pescadores de Ballycastle, se levanta uno de los islotes más singulares del litoral británico. Se llama Dun Briste y parece un trozo de pastel gigante de 40 metros de altura en mitad del mar.

Dice la leyenda que el mismísimo San Patricio, el monje que evangelizó Irlanda, tierra de salvajes y paganos, y la convirtió en uno de los lugares más católicos del planeta, construyó una iglesia aquí. Lo cierto es que por increíble que parezca, en este paraje inaccesible hay ruinas de un antiquísimo templo cristiano y una cruz de piedra.

dun-briste-2[2]

En su día, Downpatrick Head fue un popular destino de peregrinación. Hoy aún, al menos una vez al año, se acercan a la roca muchos creyentes el último domingo de julio, el llamado Garland Sunday, para escuchar misa. El resto del año, solo pasan por aquí algunos turistas y amantes de la naturaleza que acuden a observar las aves marinas.

dun-briste-5[2]

Pero más impresionante que los acantilados es la roca de Dun Briste que se erige en mitad del furioso oleaje a 80 metros de distancia. Cuentan las crónicas que esta roca quedó separada del continente en el año 1393 a causa de la erosión marina. Pero la leyenda más extendida cuenta otra versión de cómo sucedió aquello: se dice que un jefe pagano vivió una vez en el lugar donde se ubica actualmente la columna de piedra de Dun Briste. Cuando se negó a convertirse al cristianismo, San Patricio golpeó el suelo con su báculo hundiendo el acantilado en el mar y dejando aislado para siempre a aquel testarudo infiel.

Fotos vía: imagebank.ie

Escrito por Daniel Terrasa el 28 enero, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario