• Viajes

    El Faro del Fin del Mundo

    Los lectores de Julio Verne tal vez recuerden su famoso relato “El Faro del Fin del Mundo”, publicado por el hijo del genial escritor  tras su muerte. La acción transcurre en una isla remota al sur del continente americano, donde se acaba la Argentina y empieza el reino de los hielos antárticos: la Isla de los Esados, un viaje con tintes de aventura.

    La visita a este rincón remoto de Argentina es complicada. No solo por su localización geográfica sino también porque tiene el estatus de reserva ecológica e histórica.  Solo se permite el acceso a restringidos contingentes turísticos que parten desde Ushuaia y deben pernoctar en la embarcación que los traslada.

    La isla fue avistada por primera vez por una embarcación holandesa en 1616 pero no fue hasta el año 1868 cuando el gobierno argentino se decidió a establecer en ella un asentamiento estable. Lo cierto es que se trata de un lugar bastante inhóspito: escasos árboles, costas recortadas  y abruptas, barrido sin piedad por el viento helado del océano antártico y castigado por un oleaje infernal.

    La isla es propiedad de la Armada Argentina, que mantiene allí un puesto de vigilancia y control del tránsito marítimo. No están ya los fareros de la aventura que imaginó Verne (y para la que se documentó escrupulosamente, describiendo con fidelidad los paisajes de estas tierras).

    Actualmente hay dos faros en la isla, cuya importancia ha disminuido en los últimos años con el desarrollo del GPS y otras tecnologías aplicadas a la náutica. Uno, el del Fin del Mundo, se asoma al estrecho de Le Maire, en el extremo más occidental; el otro se levanta sobre un islote al noreste, llamado Islote de La Observación.

    Fotos vía: drault.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 20 diciembre, 2012 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , , , Viajes

    @tania_lopez | 20 de diciembre de 2012 | 3:24 pm

    Me gustó mucho la obra, no sabía que existía esa isla!!

    Saludos!

    Déjanos tu comentario