• Curiosidades

    El efecto óptico de la cúpula de San Pietro, en Roma

    vista nocturna

    Roma es una de las mayores ciudades turísticas que existen. No obstante, la capital italiana guarda algún que otro secreto que no desvela tan fácilmente, quizá sea para conservar un poco el misterio. Son detalles que afectan a algunos de los monumentos más importantes, pero que no se descubren a simple vista. Uno de los más curiosos es el efecto óptico de San Pietro. Si atravesamos con el coche via Piccolomini observaremos que, al final de la calle, la cúpula disminuye cuando nos acercamos, y aumenta cuando nos alejamos. Para poder disfrutar de la experiencia, se recomienda ir acompañado y no ser el que conduce.

    La basílica de San Pietro del Vaticano es un lugar de obligada visita si se pasa por Roma. Pero pocos saben que es posible apreciar su cúpula desde otra perspectiva. Es fácil: solo hay que desplazarse, eso sí, preferiblemente en coche o en “motorino”, hasta via Piccolomini. Una vez allí, llegar hasta el final. Poco a poco, observamos cómo la cúpula se hace más pequeña, a pesar de que estamos más cerca. Al girar para retroceder y alejarnos, el efecto es el contrario.

    Hay una teoría al respecto que trata de explicar lo que sucede. La culpa la tendría la perspectiva, modificada por las condiciones del lugar. Al aproximarnos, el “cuppolone” (dialecto romano) debería mostrarse más grande ante nuestros ojos. No lo hace porque el espacio entre los edificios se amplía todavía más. La cúpula aparece más pequeña debido a que nuestro cerebro adapta automáticamente las dimensiones que percibe en base a las informaciones que le llegan a través del nervio óptico. También se cree, en esta línea, que, como nuestros ojos enfocan un punto fijo en el centro de la cúpula, pierden el contexto de la calle y se acaba estableciendo una comparación con respecto a los elementos del paisaje, lo que da una nueva dimensión a San Pietro. Otras teorías añaden que el hecho de que no haya nada construido al final de Piccolomini puede influir en esta contradictoria sensación óptica.

    explicación

    Sea como sea el juego, vale la pena vivir esta experiencia, que muchos aseguran que no fue un capricho de los arquitectos. Y, si es posible, que sea de noche.

    Segunda foto vía: Skyscraper City

    Escrito por Marta Rosella Gisbert el 22 enero, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , Curiosidades

    Déjanos tu comentario