• Curiosidades

    El doloroso rito de iniciación de los Sateré-Maué

    satere-maue

    En el mundo occidental, cumplir la mayoría de edad suele significar una bonita fiesta en la que no falta comida, bebida, música y casi siempre buenos regalos. No se parece en nada a la transición a la edad adulta que hacen los Sateré-Maué, una tribu indígena del Amazonas (Brasil) con poco más de 10 mil miembros, que para convertir a sus jóvenes en guerreros los someten a un salvaje rito de iniciación. Cada niño debe soportar el dolor en su mano de un centenar de hormigas Paraponera clavata, cuya picadura se compara al del disparo de una bala. De hecho, su picadura ocupa el primer lugar en el SSPI (Schmidt Sting Pain Index), una escala de dolor provocada por las mordedures de los himenópteros.

    Poco se sabe de los Maué, una tribu amazónica que en el año 2010 tenía una población cercana a los 11 mil miembros y que se caracteriza por cultivar el guaraná, un arbusto trepador rico en vitaminas y que sirve de estimulante. Sí conocemos, gracias a un reportaje de National Geographic (que tenéis a continuación), la tortura a la que someten a sus jóvenes para comprobar si están preparados para convertirse en adultos.

    Los más viejo de la tribu son los encargados de recoger las hormigas de la especie Paraponera clavata de la selva. A continuación, las hormigas se drogan y se introducen en una especie de guantes naturales hechos con plantas. Cuando los efectos de la droga se pasan, las hormigas están especialmente agitadas y con ganas de picar. Es en ese momento cuando la hombría de los jóvenes se pone a prueba, ya que deben introducir su mano en el guante infestado de hormigas. Deben aguantar sus dolorosísimas picaduras durante 10 minutos. Ni un segundo más, ni un segundo menos. En cualquier caso, el dolor más extremo no se sufre hasta que le sacan el guante y el veneno empieza a hacer efecto en el cuerpo humano. Como hemos dicho, el dolor se puede comparar al sufrido por el disparo de una bala. ¿Sus efectos? Encantadores: edemas locales, escalofríos, sudoración, diaforesis, taquicardia, parálisis respiratoria e insensibilidad del miembro afectado.

    El proceso sería una tortura si se acabara ahí, pero eso sólo sucede en caso de que el joven (o niño) no llore de dolor. En caso de soltar una única lágrima, el ritual se repetirá hasta que lo aguante. Se calcula que la mayoría de personas no superan el desafío hasta el intento número 20. Los Maué se crían entre mujeres, ni siquiera con otros niños de su edad, y sólo pasan a formar parte de la comunidad de hombres cuando superan este ritual.

    Escrito por David Martinez el 19 febrero, 2013 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , Curiosidades

    Stella DEMONTE BARRETO | 17 de octubre de 2016 | 12:55 pm

    Me parece una vergüenza este block. Cuentan las cosas sin entender lo básico de una cultura diferente.
    Cuando se cuentan las cosas se debe hacer desde un punto de vista global y analizar las causas y sus consecuencias.
    Abajo de la página se ofrecen “cruceros de lujo” por el Amazonas, QUE INDIGNIDAD QUE DEMUESTRAN LOS QUE PUBLICARON ESTA PÁGINA.

    Déjanos tu comentario