Viajes

El color de la sal en Teguidda-n-Tessoumt

Visto desde el cielo el espectáculo de colores es impresionante: como la paleta de algún pintor gigantesco. Esta maravilla se encuentra unos 200 km al noroeste de la ciudad de Agadez, en Níger. Allí se ubica la localidad de Teguidda-n-Tessoumt, dedicada desde hace siglos a la producción de sal, que es trabajosamente extraída de sus suelos arcillosos.

Estamos en pleno Sáhara y el mar está muy, muy lejos. Imposible conseguir sal marina con el método tradicional. Aquí hay que trabajar duro para conseguir tan preciado bien. A diario, hombres, mujeres y niños se afanan en extraer la sal de las colinas trabajando con los pies hundidos en los estanques de agua salada, cada uno con su color particular. Una imagen dura y hermosa a la vez.

A falta de mar, en la región hay cerca de 20 manantiales de agua salobre, no apta para el consumo humano pero perfecta para el este trabajo: agua y arcilla se mezclan y después todo se pasa por diferentes estanques de decantación. Cada uno de ellos muestran un tono diferente de color marrón dependiendo del color original de la arcilla, la salinidad de la solución y el nivel de precipitación. Las algas que crecen en algunos de ellos y los rayos de sol acaban de configurar esta paleta cromática.

Finalmente, el agua salada se extrae del estanque usando una calabaza vacía y, una vez seco, se recogen los cristales de sal. La sal extraída se compacta en bloques y se deja secar al sol. El destino final del producto serán los mercados de las ciudades más grandes que se levantan en los límites del desierto.

Fotos vía: George Steinmetz

Escrito por Daniel Terrasa el 28 abril, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario