• Viajes

    El cementerio judío de Praga

    No es lo habitual, pero en algunas ocasiones los cementerios pueden llegar a convertirse en atracciones turísticas de primera categoría. Este es el caso del viejo cementerio judío de Praga, famoso por sus lápidas torcidas que se amontonan en un espacio de terreno reducido, entre sombras y antiguos muros. Una imagen impactante que muchos visitantes de la capital checa no se quieren perder.

    La comunidad hebrea de la capital checa, ubicada históricamente en el barrio de Josefov, no tenía más remedio que enterrar a sus difuntos en este único lugar, pues no tenía permiso para hacerlo en otro sitio de la ciudad. Por esta razón las tumbas se apilan unas junto a otras. La imagen es caótica e incluso inquietante, pero curiosamente por ese motivo es hoy uno de los más visitados.

    Este antiquísimo cementerio data de principios del siglo XV, aunque el último entierro registrado en él tuvo lugar en 1787. En esos aproximadamente 350 años más de 100.000 personas fueron enterradas aquí, en hasta doce capas superpuestas, dado que la tradición judía prohíbe estrictamente mover las lápidas.

    En la actualidad hay unas 12.000 de estas lápidas visibles en el cementerio, apretadas unas contra otras, como si lucharan entre ellas por un palmo de espacio. Esta visión es todavía más sobrecogedora si cabe en los fríos días del invierno checo, cuando la niebla invade la ciudad y envuelve las lápidas torcidas.

    El cementerio judío de Praga se puede visitar todos los días excepto los sábados. La entrada se adquiere en cualquiera de las sinagogas de la capital checa.

    Fotos vía: Visit Prague

    Escrito por Daniel Terrasa el 11 marzo, 2018 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario