• Sin categoría

    El Castillo d’Azay-le-Rideau, la maravilla del valle del Loira

    3015775725_661b77d644_z

    Un crucero por el río Loira nos ofrece una de las aventuras más elegantes y fascinantes que podemos vivir en Francia. hermosos castillos, a cual más bonito y espectacular, aparecen ante nuestros ojos, envueltos en un halo de magia difícil de explicar con palabras. Uno de los más bellos es el Chateau d’Azay-le-Rideau.

    Esta maravillosa joya renacentista se levanta sobre una isla en medio del río Indre. Su historia se remonta a principios del siglo XVI, cuando un rico banquero de la época llamado Gilles Berthelot, decidió construir una residencia con el estilo y la decoración italianos, tan de moda en aquellos momentos.

    El resultado es, como vemos, magnífico. Rodeado de un entorno verde y frondoso, las hermosas fachadas del castillo d’Azay-le-Rideau se reflejan en las quietas aguas del río, ofreciendo una imagen casi mágica. El propio Honoré de Balzac lo definió con estas palabras: “un diamante tallado en facetas y engastado en el Indre”.

    azay-le-rideau-chateau-loire

    Comparado con otros castillos del Valle del Loira, el de Azay-le-Rideau es relativamente pequeño. Sus dos cuerpos están rodeados por sendos brazos fluviales y su entrada, limitada por el escaso espacio sobre el que construir, adopta la forma de un arco del triunfo. Un pequeño pero delicioso parque de estilo inglés, que data del siglo XIX, rodea sus muros.

    El castillo, que forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, abre sus puertas todos los días del año, si bien los horarios son más amplios en primavera y verano. El precio de la entrada es de 8,50 €, con descuentos para niños, estudiantes y jubilados.

    800px-Chateau-Azay-le_-Rideau-2

    Si lo quieres visitar fuera del recorrido de un crucero tienes que poner rumbo a la localidad de Azay-le-Rideau (el camino está perfectamente señalizado), a unos 25 km de la ciudad de Tours.

    Fotos vía: azay-le-rideau.monuments-nationaux.fr

    Escrito por Daniel Terrasa el 3 septiembre, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario