• Viajes

    El Callejón de Oro en Praga

    oro

    Se puede decir que el Hrad o Castillo de Praga es como una pequeña ciudad dentro de la ciudad. Y dentro de ella uno de los rincones más especiales es el Callejón de Oro, una encantadora callejuela que conserva su encanto medieval y donde se ubica la casa donde vivió Franz Kafka, lo que hace de ella una visita imprescindible en la capital checa.

    Adosadas a las viejas murallas, estas casas fueron construidas originalmente como vivienda para los guardianes del castillo, allá por el siglo XVII. Posteriormente fueron ocupadas por artesanos orfebres (de ahí el nombre de la calle), aunque hoy todas se han reconvertido en tiendas de recuerdos. En ellas los turistas pueden comprar los típicos souvenirs de Praga: las marionetas, el ámbar y el cristal de Bohemia.

    6249062182_d20c66a643_zTodos los que visitan esta peculiar calle se detienen sin excepción delante del número 22, una modesta casita en la que, entre 1916 y 1917, vivió Franz Kafka. Una parada obligada para los seguidores del autor de La Metamorfosis de todo el mundo.

    Una leyenda, probablemente falsa, dice que el Callejón de Oro (en checo, Zlatá ulička) se llama así porque allí fue donde el rey Rodolfo II acogió a alquimistas de toda Europa con la misión de hallar la codiciada piedra filosofal que convertía a los metales en oro, lo que sin duda habría convertido al reino de Bohemia en el más rico y poderoso de Europa.

    Recuperado y reformado tras a caída del comunismo, el Callejón de Oro, después de medio siglo de abandono, es uno de los grandes reclamos turísticos de Praga, un lugar que conserva la magia y el encanto de otras épocas. Se puede visitar pagando la entrada para acceder al Castillo y el resto de maravillas que contiene.

    Fotos vía: hrad.cz

    Escrito por Daniel Terrasa el 3 marzo, 2013 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario