• Viajes

    El Berlín judío

    Es inevitable pensar en Berlín y que se nos venga a la cabeza la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Dicen que hay que prepararse muy bien psicológicamente si te quieres acercar hasta cualquiera de los campos de concentración que se encuentran en los alrededores de la capital. El más cercano es el de Postdam, al suroeste de Berlín. Lo puedes visitar por tu cuenta, aunque existen un montón de compañías que organizan excursiones hasta allí, ya que no está muy lejos de la ciudad, unos 45 minutos en tren. Sin embargo, si sólo vas a estar un fin de semana en Berlín, entonces te recomendamos que te centres mejor en la cantidad de monumentos que la ciudad tiene para ver, muchos de ellos dedicados a los judíos.

    Como apunte, Berlín es la ciudad de Europa que más inmigración judía ha recibido tras la postguerra. Muchos de ellos son judíos que han vuelto, otros provienen de Rusia, Israel, etc. La comunidad es bastante extensa, ya que se dice que hay 12.000 miembros (antes del nazismo llegaban a 170.000). Claro que estos datos no son exactos, ya que se han contado sólo aquellos que se han afiliado a una sinagoga y, lógicamente, los hay que no pertenecen a ninguna.

    La Nueva Sinagoga

    La sinagoga insigne de la ciudad, aquella que en el año 1866 fue lo más representativo de los judíos en la capital germana es la Nueva Sinagoga. Se dice que tenía una capacidad para 3.000 personas, aunque hoy en día sólo se conserva una parte de ella y su acceso al interior, al menos para los turistas, está cerrado. La sinagoga fue quemada en la Noche de los cristales rotos. Hoy en día sigue en reconstrucción. En uno de sus edificios colindantes está el museo que explica la historia judía en Alemania, así como la arquitectura de este edificio, que se inspiró en la Alhambra de Granada y que representa a toda la comunidad judía en la capital.

    La entrada al museo y el acceso a una de las cúpulas son unos 5 euros en total. Lo cierto es que, aunque la sala de la exposición permanente tiene algunas explicaciones en inglés, algunas de sus partes están únicamente en alemán. Asimismo, no merece mucho la pena subir hasta la cúpula, ya que las vistas desde aquí no son muy buenas y no permiten tomar fotos. Además de que los cristales están bastante opacos. La Nueva Sinagoga se encuentra en la Oranienburger Strabe. Por encima del río Spree.



    Monumento a los judíos de Europa asesinados

    2.711 bloques de hormigón, colocados cuidadosamente en filas, componen el memorial que recuerda a los judíos caídos durante el Holocausto. Un cementerio sin cuerpos, pero con la misma oscuridad y sobriedad que los caracterizan. Ni un solo nombre, ni una sola seña que pueda ayudarnos a identificar el lugar. Sin embargo, basta dejarse caer en él para darse cuenta de que se trata de un homenaje a las víctimas del nazismo. Éste fue diseñado por Peter Eisenman, que quería que tuviésemos la misma sensación al visitar el monumento que lo que las víctimas. Este laberinto de bloques de hormigón causa una irremediable sensación de desorientación y angustia, la misma que debieron de sufrir los judíos durante su persecución.

    El Memorial al Holocausto se encuentra situado en las inmediaciones de la Puerta de Brandenburgo, fue inaugurado en 2005 y cuenta con una extensión de 2,38 metros de largo y 0,95 de ancho. Lo más sorprendente de todo, y que tanta polémica causó en su día, es que la empresa que estaba detrás era Degussa, que ofreció una sustancia anti grafiti y se comprometió a mantener limpio el monumento. Lo indignante es que esta compañía era simpatizante al nazismo y apoyo a la persecución judía.

    Otro dato es que antes de su inauguración se habló de inscribir el nombre de las víctimas o algún símbolo judío en ellas. Sin embargo, los gobernantes de entonces se negaron y, finalmente, se creó una exposición del Holocausto en el subsuelo del memorial. En ella se explica esta tragedia y aparecen los nombres de cada uno de los caídos. Asimismo, se dice que para conocer la vida de todas las víctimas se necesitarían más de seis meses de escucha interrumpida. ¡Espeluznante!



    Cementerios judíos

    En Grosse Hamburger Strasse está situado el cementerio judío más antiguo de la capital alemana. Se creó en 1672, aunque tuvo que ser reconstruido varias veces, ya que fue destruido por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Tras ésta, allí se enterraron a más de 2.000 víctimas, civiles y soldados, en fosas comunes. La polémica surgió cuando aquí también fueron sepultados miembros de las SS y del Wehrmacht. En este cementerio también fue enterrrado el filósofo Moses Mendelssohn, aunque su tumba original fue destruida en varias ocasiones.




    Fuentes: Wikipedia, Berlin Vista.

    Imágenes: Laura Fernández, Santi CC

    Escrito por Laura Fernandez el 20 agosto, 2011 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , Viajes

    Janae | 23 de julio de 2016 | 4:27 pm

    With all these silly wetsbies, such a great page keeps my internet hope alive.