• Sin categoría

    El Atomium, símbolo de Bruselas

    El Atomium es uno de los grandes iconos de la ciudad de Bruselas desde que fuera construido en la capital belga con motivo de la Exposición Universal de 1958. En su día se trató de una construcción futurista y atrevida que todavía hoy asombra a los visitantes del parque de Laeken. ¿Quieres conocerla un poco mejor? Entonces sigue leyendo.

    El autor de este peculiar edificio es André Waterkeyn, que tomó la estructura de un átomo de hierro multiplicándola por 165.000 millones de veces para que alcanzara su tamaño actual de más de cien metros de altura. Son nueve enormes esferas metálicas comunicadas por gruesos tubos que contienen escaleras mecánicas. Y es que, aunque la mayoría de la gente se conforma con fotografiarlo desde el exterior, el Atomium puede visitarse también por dentro. El precio de la entrada es de 11,00 €, la mitad para niños y estudiantes.

    Escaleras mecánicas y un ascensor hacen que la visita por el interior sea muy cómoda. Las esferas acogen diferentes  exposiciones artísticas o científicas que van cambiando durante el año, pero lo más destacable es el restaurante, desde el cual se puede comer o cenar disfrutando de unas magníficas vistas de Bruselas.

    Lo cierto es que,  en un país tan poco dado a las estridencias como Bélgica, el Atomium no deja de ser una excentricidad. De hecho, originalmente fue concebido para permanecer en pie durante los seis meses que duraba la expo, pero ante el inesperado éxito de público que hicieron de él la atracción más visitada de la ciudad, las autoridades decidieron dejarlo ahí.

    El Atomium quería representar una visión optimista de la energía nuclear y su uso pacífico. Más de cincuenta años después, su mensaje ha perdido algo de fuelle pero su interés turístico sigue siendo enorme.

    Fotos via: brussels.net, myvuelingcity.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 6 noviembre, 2011 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario