• Sin categoría

    El Alto, la ciudad más colorida de Bolivia


    Hasta hace apenas 10 años, la ciudad de El Alto, un suburbio de la capital de Bolivia cerca del aeropuerto de La Paz, no era más que un vecindario gris con casas de ladrillo, calles sin asfaltar y fachadas inacabadas. Una imagen fea y deprimente que fue transformada por completo gracias a la voluntad y la imaginación de sus habitantes.

    A veces simplemente hace falta una chispa para que la gente se ponga en marcha y todo cambie. En el caso de El Alto esa chispa fue el arquitecto Freddy Mamani Silvestre, artífice de esta revolución arquitectónica. Fue él quien empezó a levantar grandes mansiones de formas inusuales y colores chillones: los llamados cholets.

    La palabra cholet nace de la fusión de los términos chalet y cholo, el nombre con el que se designa de forma despectiva a los indígenas aymaras que habitan esta zona del país.

    Hasta la fecha, Mamani ha diseñado cerca de setenta edificios en El Alto, aunque en estos momentos hay al menos una docena más en construcción. Su ambición va aún más allá, pues proyecta construir en el futuro una ciudad-Mamani con plazas, estaciones de autobuses y bulevares diseñadas según sus códigos estéticos, los mismos que han cambiado para siempre la imagen de El Alto.

    En el mundillo del diseño arquitectónico, Mamani cuenta con tantos admiradores como detractores. Algunos le comparan con Oscar Niemeyer (ver Viaje por el mundo de Niemeyer) y Antonio Gaudí (ver La Barcelona de Gaudí en tu iPhone), otros en cambio tachan sus creaciones de abominaciones. ¿Cuál es tu opinión?

    Fotos vía: Bloomberg

     

    Escrito por Daniel Terrasa el 22 marzo, 2017 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario