• Curiosidades, Viajes

    Curiosidades de Berlín


    A pesar de ser una ciudad que todavía está en reconstrucción, Berlín disfruta de un contraste lleno de historia cuyo encanto atrae al viajero por su diversidad arquitectónica, la amabilidad de su gente y su orden típico alemán. Las heridas de la Segunda Guerra Mundial, seguida de una Guerra Fría, aún permanecen grabadas en la memoria de muchos berlineses, que aunque pocas veces quieren hablar del tema, éstas se perciben en las marcas de balas o destrozos causados por las bombas en numerosos edificios y solares. Y es que, sólo hace 22 años desde la caída de su muro.

    • Hay personas mayores que aún no se han atrevido a cruzar al otro lado del muro, a pesar de que de éste sólo queden sus ruinas, por lo que nunca han pisado el otro lado de la ciudad.
    • Aunque siempre nos han vendido de que en el resto de países europeos hablan inglés mejor que nosotros, en Berlín poca gente lo sabe y entiende.
    • La diferencia entre el S-Bahn y el U-Bahn es que el primero de ellos va por arriba, es mejor porque puedes ir viendo toda la ciudad. Sería como el tren de cercanías. El segundo de ellos es el metro subterráneo. Ambos están limpios y son amplios.
    • La mayoría de las indicaciones, así como máquinas del metro y trenes, están en alemán, asi que te volverás loco para saber cuál es el billete que tienes que comprar.
    • Como en otros servicios de metro europeos, en el de Berlín tampoco tiene puertas por donde haga falta un ticket para entrar. Éste tendrás que validarlo en máquinas que hay en los andenes, pero son tan civilizados que el acceso es libre y lo pagan.
    • Casi no hay supermercados. Este hecho llama mucho la atención, por lo que nos vimos obligados a preguntar a los lugareños cómo se alimentaban. Éstos nos explicaron que la gran mayoría de los supermercados están donde las estaciones de metro.
    • En algunas partes de la ciudad las tuberías van por encima de las calles, a la vista de todos, ya que no había profundidad suficiente para poder hacerlas subterráneas.
    • La Torre de televisión cuenta con 368 metros de alto y ha sido considerada como la tercera más alta de Europa. Se ve desde casi todo Berlín.
    • En el lugar donde estaba en búnker de Hitler, donde murió, se ha construido un parque y, justo encima, hay un montículo de arena para que los niños jueguen. Los alemanes querían borrar hasta el último rastro del dictador.
    • Aunque es una ciudad que asociamos al continuo consumo de franksfurts, lo cierto es que los menús son muy variados, tienes de todo y los puestos ambulantes únicamente están por el centro.
    • La salchicha más típica es la currywurst.
    • Es una ciudad bastante barata, en comparación a otras capitales europeas.
    • Por sus calles apenas hay tráfico, ni ruidos, es muy tranquila.

    • Las cervezas más pequeñas son de medio litro.
    • Al igual que en otras ciudades europeas, en los aseos de los establecimientos de comida rápida hay que pagar por usarlos.
    • En algunas estaciones de metro o tren no sólo hay lavabos, sino que también hay duchas. Es como entrar en un gimnasio, pero para cuidar la higiene. Por supuesto, hay diferentes tarifas.
    • El trozo de muro que venden en las postales no es de verdad. Tras su caída muchos aprovecharon la ocasión para vender estas piedras pero, años más tardé se prohibió. En el trozo que aún queda en Checkpoint Charlie se puede ver como tiene agujeros de haber intentado desquebrajarlo.
    • De las 18 puertas de acceso que había en la ciudad, sólo la de Brandemburgo se mantienen hoy en día en pie.
    • La escultura de Victoria sobre la Puerta de Brandemburgo fue robada por Napoleón cuando derrotaron a Prusia, por lo que es curioso ver como, actualmente, los ojos de la estatua miran hacia la embajada de Francia.
    • El hotel Adlon, situado justamente en la Plaza de Paris, es desde donde Michael Jackson sacó a su hijo pequeño por el balcón para mostrarlo a los medios. Imágenes que han dado la vuelta al mundo.
    • El corazón de Berlín es Nikolaiviertel, que es su barrio antiguo.
    • Toda la ciudad está llena de osos, ya que es el símbolo de Berlín, presente en su escudo y bandera. El nombre, que significa tierra pantanosa, no tiene nada que ver con éste, aunque oso en alemán sea “bär” y se pronuncie “ber”. Se cree que es porque el oso es el símbolo de la valentía el poder y la fuerza y querían enfrentarse al águila de la época prusiana.

    Esto no es todo, una ciudad con tanta historia, mucha tan reciente, tiene muchas más curiosidades. Si a vosotros se os ocurre alguna, no dudes en contárnosla. ¡Cómo nos gusta Berlín!

    Escrito por Laura Fernandez el 29 octubre, 2011 | 3 comentarios
    Etiquetas: , , , , Curiosidades, Viajes

    Canalviajes (@Canalviajes) (@Canalviajes) | 30 de octubre de 2011 | 1:16 pm

    Curiosidades de Berlín http://t.co/5V8vPxqj

    antia | 26 de febrero de 2014 | 1:24 pm

    Prácticamente todo lo que he leído es falso, el muro se construyó en 1961 por tanto la gente mayor sí ha estado en la otra parte de la ciudad. Las tuberías no van por fuera porque no hubiese espacio,son para drenar el agua y necesitan estar altas, la población joven prácticamente todo el mundo habla inglés,el s bahn y u bahn no se diferencian por ir por dentro o fuera, sino por si recorren más o menos distancia, aunque esto tampoco es exactamente así

    Hola Antía | 12 de marzo de 2014 | 1:53 pm

    Sabemos cundo se construyó el muro, a lo que se refiere el artículo es que mucha gente, después de su demolición, sigue sin confiarse a cruzar de una parte a la otra. Sobre todo los que tienen más presentes aquellos años.

    En lo demás ya no me meto.

    Déjanos tu comentario