• Sin categoría

    Consejos para viajar barato

    Estamos en crisis, no tienes un duro pero no quieres renunciar a uno de los mayores placeres de la vida: viajar. Pues no hará falta que lo hagas, ya que incluso siendo pobres podremos disfrutar de algún trocito del mundo. Eso sí, si nunca has hecho este tipo de viajes, más vale que te conciencies antes de salir de casa, ¡nada de lujos ni gastos innecesarios!

    Vamos a ver cuáles son algunas de las recomendaciones para viajar aunque se esté en el umbral de la pobreza:

    Transporte

    Podemos comenzar por aprovechar algunas de las ofertas que las distintas compañías aéreas nos ofrecen y, dependiendo de nuestro presupuesto, escoger destino. Este sistema de: voy a donde me de el dinero, es la mejor forma de ahorrar, ya que si no te conoces el mundo entero, ¿qué más te da a donde ir? Si tampoco tienes problemas con las fechas, entonces seguro que el precio te acaba saliendo por una ganga.

    Otra opción, también muy económica es el InterRail. Seguro que a todos os suena este tren que viaja por Europa y cuyo billete permite moverse por distintos países de la Unión sin necesidad de pagar por cada uno de ellos. Tu pagas el tiempo que tienes pensado estar viajando y el precio es cerrado, a partir de ahí coges los trenes que quieras cuando quieras hasta la fecha límite. Puedes buscar más información en Interrailnet.com

    La tercera opción es acabar recurriendo al autostop, claro que para ello ya se requiere tener un carácter aventurero y un poco de suerte, ya que hay países en los que es más fácil que te recojan, y hay otros en los que no.

    Alojamiento

    Aquí os propongo dos opciones dependiendo del carácter de cada uno. Por un lado tenemos los Hostels o albergues donde suelen ir a pernoctar la mayoría de jóvenes mochileros de todo el mundo. Aunque muchos tienen habitaciones privadas, que incluso siguen saliendo más baratas que reservar un hotel, lo mejor para el bolsillo es compartir habitación de las grandes. El precio varia según el número de camas en la habitación, cuantas más, más barato. Lo mejor es que la gente que conoces en este tipo de albergues, ya que el trato es muy cercano y los huéspedes son de todas las partes del mundo.

    La segunda opción es algo más arriesgada, va para aquellos aventureros de los que hablaba antes: el couchsurfing. A pesar de lo que puedan opinar sobre esta nueva modalidad de viajar que cada vez está más de moda, ésta es segura y, si tienes cabeza y sentido común, no tiene porqué pasarte nada. En el couchsurfing lo que haces es quedarte en casa de algún viajero que aún no conoces. Esa persona te ofrece lo que tiene: cama, sofá, compañía, etc. Y luego tú tendrás que corresponder a otro miembro de la comunidad cuando éste venga a tu ciudad. No hay dudas de que la mejor manera de conocer un país es con la gente de allí.

    Dietas

    Este es una de las principales causas de que el presupuesto de nuestro viaje se dispare, ya que hay que tener en cuenta el desayuno, comida y cena de todos los días que estemos fuera. Si vas de hostel, entonces el desayuno ya es algo que te ahorras, ya que la gran mayoría tienen cereales, leche y algo de bollería (algunos estarán mejor, otros peor). Por lo que recomendamos que llenes bien la panza en esta primera comida, ya que así aguantarás toda la mañana sin querer picar nada.

    A la hora de comer y cenar hay varias opciones: O moverse por lo barrios menos turísticos de la ciudad y comer a precio de allí, que suele salir bastante rentable y además la comida siempre está mucho mejor; o si nos cogemos un hostel, que éste tenga la cocina abierta para sus huéspedes. Así, podremos comprar varias cosas en el supermercado y prepararlas en el albergue.

    Eso sí, ni se te ocurra abandonar la ciudad sin probar algunos de sus platos más típicos. Siempre se descubren cosas nuevas y es como mejor se conoce un país, por su alimentación.

    Compras

    No, olvídate de este punto. Si viajas a lo barato las compras no entran dentro del presupuesto a no ser que esté regalado. Y, por muy atento que hayas sido en el pasado, deberías de empezar a dejar de traer souvenirs que, aunque en un principio hace gracias, nunca nadie acabará usando y a ti te suponen un desembolso importante para la mierda que es. ¡Fuera regalos! Como mucho, te permitimos que te acerques hasta los típicos mercadillos de las ciudades, aunque éstos suelen ser todos bastante caros.

    Ahora sólo queda que no llenes mucho la maleta y que la compañía no te la haga facturar.

    Escrito por Laura Fernandez el 9 septiembre, 2011 | 1 comentario
    , Sin categoría

    waldo lujan | 16 de septiembre de 2014 | 3:49 pm

    tengo deceos de ir para inglaterra a probar suerte por la mala cituacion que atraviesa el pais . no tengo idea de pensiones transporte buscar pasajes baratos . nesecitaria una informacion los agrades muy gentilmente . atte waldo de tnerife