• Reportajes

    Cómo perder el miedo a volar

    Aunque hemos oído mil veces que el avión es el medio de transporte más seguro del mundo, muchas personas no han podido quitarse el miedo a volar, lo cual limita mucho sus opciones de disfrutar del placer de viajar, descubrir, aprender y experimentar nuevas sensaciones. He aquí una serie de consejos para aquellos que desean vencer este bloqueo.

    El primer argumento es el de la seguridad: cada año mueren 1,2 millones de personas en el mundo por accidentes de tráfico pero casi nadie se plantea dejar de coger el coche por ese motivo. La posibilidad de morir en un accidente aéreo  es, estadísticas en mano, de una entre un millón. Es decir, tan solo de un 0,0001 %.

    Pero esgrimir estos números tan convincentes no servirá para curar a los que padecen aerofobia (ese es el nombre científico), porque el miedo es irracional. Hay quien calma la ansiedad tomando pastillas o bebiendo alcohol antes de subir a un avión. Pasan un mal rato pero consiguen subir al avión. Otros ni siquiera así. Son los casos graves que solo pueden curarse con un tratamiento especial, uno de esos famosos cursillos de “pierda el miedo a volar”.

    Para el resto para quienes volar es un suplicio sin llegar al rango de transtorno serio, hay una serie de consejos prácticos que no contemplan para nada las opciones de emborracharse o atiborrarse de tranquilizantes. Uno de ellos es pensar que viajamos en un autobús en lugar de un avión. Si evitamos mirar por la ventanilla y cerramos los ojos, comprobaremos que las sacudidas causadas por las turbulencia se parecen mucho a las vibraciones causadas por la carretera y el ruido de la turbina puede parecerse al del motor de un autobús.

    Es ideal es una buena mentalización previa antes de iniciar el vuelo y la ayuda de algún entretenimiento (música,  películas, lectura…) para que el viaje se haga lo más corto posible. Los aviones que viajan largas distancias cuentan con muchos recursos de entretenimiento para los pasajeros. Hay que mantener la mente ocupada con algo para olvidarnos de que estamos volando a miles de metros de altitud.

    Si tu caso es de los graves, evita volar solo. Siempre es bueno tener a alguien que nos ayude a controlar nuestra ansiedad, darnos conversación y tranquilizarnos cuando la situación empieza a angustiarnos.

    Lo más importante es saber que el miedo a volar se puede curar. Vale la pena afrontar nuestro problema y vencerlo. ¿La recompensa? La oportunidad de poder conocer el mundo utilizando el mejor medio de transporte que existe.

    Fotos via: wikipedios.com, emirates.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 16 enero, 2012 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , Reportajes

    Carta de Embarque (@InfoCde) (@InfoCde) | 16 de enero de 2012 | 1:39 am

    #canalviajes Cómo perder el miedo a volar: Aunque hemos oído mil veces que el avión es el medio de transporte má… http://t.co/LfMvTFwu

    Déjanos tu comentario