• Curiosidades, Reportajes, Viajes

    Cómo elegir la mochila

    A diferencia de lo que mucha gente piensa, ser mochilero no implica ir cargando todo el día con la mochila a cuestas. Lo más normal es ir dejándola en hostels, hoteles, moteles, albergues, taquillas y casas según nos va surgiendo la oportunidad; llevando con nosotros como mucho una ligera mochila donde guardemos nuestros objetos de valor.

    Seamos francos, si dejamos la mochila en la habitación compartida de cualquier hostel, ¿quién se va a molestar en robárnosla? ¿alguien con ganas de acumular más ropa sucia?

    Contando con las debidas precauciones respecto a aquellos objetos de valor que nos acompañen, lo demás puede aparcarse en cualquier rincón mínimamente vigilado.

    Aún así, y pese a que no se trata de un inseparable compañero de viaje, sí que es una herramienta a la que le vamos a sacar mucho partido y que realizará diferentes funciones.

    No sólo se trata de transportar nuestros trastos, sino también de guardarlos y permitirnos acceder a ellos sin necesidad de vaciarla o desarmar su contenido cada vez que paremos a sacar algo.

    Por este motivo es fundamental que la mochila tenga múltiples cremalleras, no sólo en la parte superior, sino también en el frontal o en los laterales, permitiéndonos abrirla de par en par y sacar aquello que necesitemos sin desorganizarla.

    Obviamente, y pese a lo dicho anteriormente, llegarán días en los que tendremos que cargar con ella durante horas; por este motivo y para prevenir dolores, problemas de espalda y reducir el cansancio acumulado, es importante elegir una mochila que resulte cómoda de llevar.

    Las correas a la altura del pecho y de la cintura son importantísimas, una buena mochila debe cargar el peso en la cadera, no en los hombros. Un sistema que permita mantener la espalda aireada merecerá la pena, lo agradeceréis desde el primer día de uso.

    Originalmente la estructura de las mochilas estaba pensada para las espaldas masculinas, pero hoy en día es fácil encontrar mochilas orientadas a adaptarse a espaldas femeninas.

    Las mochilas impermeables suelen subir mucho el precio y las hacen más voluminosas, pero muchas hoy en día bienen con fundas impermeables de quita y pon. Sino por unos pocos euros podemos comprarla por separado.

    Y, lo más importante, probad debidamente la mochila antes de comprarla. Rellenadla, ajustad todas las correas y aseguraos que el peso se carga fundamentalmente en vuestras caderas, así como que os resulta cómodo caminar con ella.

    Fotografía tomada de http://mochilerostv.com/

    Escrito por Pablo Mandado el 8 noviembre, 2011 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , Curiosidades, Reportajes, Viajes

    Pablo (@cataplines) (@cataplines) | 8 de noviembre de 2011 | 12:14 pm

    ¿Pensando en viajar con la mochila a cuestas? Consejos a tener en cuenta a la hora de elegir una mochila: http://t.co/ugdvZl2k

    Déjanos tu comentario