• Sin categoría

    Cine y viajes: Stromboli

    Nadie sabía de la existencia de la pequeña isla volcánica de Stromboli, perdida en el archipiélago de las Eolias en el mar Tirreno, a medio camino entre Sicilia y la Italia continental, de no ser por la película de Roberto Rossellini Stromboli, terra di Dio (1958), con la espectacular actuación de Ingrid Bergman.

    La verdad es que para Stromboli y sus escasos 500 habitantes aquella película fue una bendición ya que hoy es la gran atracción turística (y por tanto, base de la economía) de la isla. Y todo gracias al volcán, cuya erupción hace miles de años hizo emerger la isla y que hoy sigue despertando la fascinación de miles de visitantes y dando algún que otro susto.

    Y es que el volcán, aunque dormido, no está completamente extinguido y, al igual que su primo el Etna, sigue rugiendo de vez en cuando y expulsando ocasionalmente pequeñas cantidades de lava y ceniza. Desde el borde del cráter, al que se puede llegar a pie sin demasiada dificultad, es posible observar el magma incandescente, una visión especialmente espectacular de noche. La excursión no entraña peligro (la última erupción violenta tuvo lugar en 1930) pero se desaconseja permanecer más de una hora cerca de la cumbre inhalando el aire volcánico, viciado con anhídrido sulfúrico.

    Un espectáculo sobrecogedor

    Eso sí, ascendiendo al cráter podremos emular a la bellísima Ingrid Bergman atravesando la isla entre el calor y los vapores del volcán intentando huir de la tiranía de su marido y de la hostilidad de los habitantes de una isla donde ella se siente absolutamente fuera de lugar.

    Los turistas que no están dispuestos a soportar estas incomodidades pueden optar por la excursión nocturna en barco y contemplar la fuerza del volcán desde el mar.

    En estas excursiones, los barcos fondean en la Sciara di Fuoco, el río de Fuego, una gran bahía excavada por las continuas coladas de lava. Aproximadamente cada media hora retumba el sobrecogedor sonido que proviene de las entrañas del volcán y que precede a un espectáculo de fogonazos que ilumina todo el mar.

    ¿Cómo viajar a Stromboli? Lo más sencillo es tomar el ferry que sale desde los puertos sicilianos de Milazzo y Messina, con escalas en otras islas. La otra opción es el barco nocturno desde Nápoles.

    Fotos vía: willgoto.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 18 mayo, 2012 | 1 comentario
    , Sin categoría

    Strombolicchio, el guardián del volcán | 22 de octubre de 2012 | 12:13 pm

    [...] hemos hablado aquí en otras ocasiones de la espectacular isla italiana de Stromboli con su colosal y peligrosamente activo volcán. Sin embargo, hemos ignorado a su hermano pequeño, [...]

    Déjanos tu comentario