Reportajes, Viajes

Cimadevilla, la esencia de Gijón


Cimadevilla está de moda. A eso de las siete de la tarde, cuando suena la llamada de la sidra, los gijoneses, y otros asturianos de sus alrededores, acuden hasta allí para tomar sus primeros culines. Su olor a manzana es más que evidente en la plaza del Lavaderu (oficialmente, plaza de Arturo Arias), salpicada de terrazas y “chigres” donde disfrutar de los auténticos manjares asturianos.

Es la parte más antigua de Gijón, un viejo barrio de pescadores que, a pesar del viento, por encontrarse en un saliente al mar, y de la sal de éste, ha sabido conservarse a sí mismo a lo largo de los años. Actualmente es pura vanguardia, uno de los lugares más de moda de la ciudad cuando se pone el sol.

Sin embargo, aunque durante la tarde es una de las zonas más vivas de Gijón, lo cierto es que su oferta cultural y su historia invitan a los turistas a que también tengan que pararse de día. Por ejemplo, en el museo de las Termas romanas, una de las visitas imprescindibles de cualquiera que se deje caer por esta ciudad asturiana. Aquí se encuentran las ruinas de los baños públicos que existieron en la ciudad durante el siglo I y II d.C, además de los restos de la muralla del siglo III d.C.

Tampoco hay que dejar pasar la visita a la Casa de Jovellanos, dedicada a este poeta y político ilustrado gijonés cuyo nombre veréis en muchos otros edificios públicos, teatros, calles y bares, como homenaje. Y es que a él los gijoneses le deben mucho, ya que fue el responsable de su resurgimiento de la ciudad en el siglo XVIII. Aquí, lugar de nacimiento de Gaspar Melchor de Jovellanos, no sólo se exponen algunas obras de él (que actualmente es su bicentenario), sino que también hay una galería dedicada al arte contemporáneo asturiano. Justo al lado, en la capilla de los Remedios, es donde descansan sus restos.

Cimadevilla está repleta de capillas, torres y palacios. Además, como casco antiguo de la ciudad, aquí también se encuentra la plaza Mayor donde actualmente continúa teniendo sede el Ayuntamiento. Durante los días de fiesta, esta plaza se llena de asturianos vestidos con el atuendo típico regional acompañados de gaitas y banderas. Porque otra cosa no, pero los asturianos nacen con su bandera bajo el brazo.

Seguramente este monumento sí que os sonará, es de Chillida y su título es Elogio del Horizonte, construido en 1990. Se encuentra en la parte más alta del barrio, en el cerro de Santa Catalina. Sus dimensiones no es lo único que impresiona, sino que si os colocáis en el centro oiréis el eco del mar, tal y como ocurre con una caracola.

Para finalizar el día, que mejor que acabar en la plaza del Marqués, allí se encuentra uno de los edificios más representativos de la arquitectura palaciega asturiana, el palacio de Revillagigedo. Justo enfrente, además, verás como Don Pelayo se erige imponente hacia el puerto empuñando la cruz de la victoria. De ahí, te recomendamos que vuelvas al centro por el paseo de su puerto deportivo.

Imágenes: Asturias en imágenes; javilaspuna; Turismo en Asturias

Escrito por Laura Fernandez el 28 octubre, 2011 | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , Reportajes, Viajes

Canalviajes (@Canalviajes) (@Canalviajes) | 30 de octubre de 2011 | 1:11 pm

Cimadevilla, la esencia de Gijón http://t.co/ukEESasQ

Déjanos tu comentario