• Viajes

    China 816: turismo en una central nuclear militar

    Las instalaciones de la planta nuclear militar China-816 situada en el corazón de las montañas que rodean la ciudad de Chongqing, han abierto sus puertas a los visitantes de todo el mundo. Un lugar siniestro y fascinante a la vez donde se construyeron terribles armas atómicas durante la Guerra Fría.Turismo en una central nuclear.

    Una gruesa y pesada puerta de acero se abre ante los ojos inquietos de los turistas. Tras ella, el interior de una gigantesca cúpula de hormigón del tamaño de un campo de fútbol. En sus muros, proyecciones sobre enormes pantallas donde se muestra el procesamiento del plutonio, se exhiben poderosas armas nucleares y se exhibe un macabro “hongo atómico” anaranjado. A la altura de los visitantes, una réplica a tamaño natural de la primera bomba atómica construida por China y que fue detonada durante un ensayo nuclear en 1964.


    Bienvenidos a la planta nuclear militar China-816, una instalación ya fuera de servicio que se ubicó en la que es una de las mayores cuevas artificiales del mundo. Su construcción se inició en 1967 y, siempre según las cifras oficiales, en ella trabajaron más de 60.000 soldados y operarios antes de su clausura en 1984. Más de 104.000 metros cuadrados bajo tierra, con 130 galerías de comunicación y 18 grandes salas. Una maravilla espeluznante, pero segura: todo lo que es susceptible de haber sido contaminado por la radiación está debidamente sellado y aislado.

    El último tramo del recorrido se compone de un laberinto de habitaciones de paredes de hormigón iluminadas con pantallas de luz que nos recuerdan a las películas de ciencia ficción. Tras una gran vitrina se exponen máscaras de gas, trajes NBQ y varios ejemplares del Libro Rojo de Mao. Una instalación artística elaborada con inofensivos tubos de plástico flotando en un fluido de color verde lima representa las barras de plutonio que una vez se conservaron aquí. Por fin, un gran balcón se asoma a una especie de laboratorio gigante de algún científico chiflado: este fue el cerebro de la planta nuclear.

    A pesar de todo lo que en China-816 se puede ver sólo pagando la entrada, la verdad es que el visitante solamente tiene acceso a una tercera parte de las instalaciones reales de la planta. Para llegar allí hay que tomar el tren que sale desde el centro de Chongqing y que tarda unos 30 minutos en alcanzar el condado de Fulin. Después basta con seguir las indicaciones o preguntar a los locale. Y es que, por secreto que fuera este lugar en su día, todo el mundo conoce su ubicación.

    Fotos vía: CNN

    Escrito por Daniel Terrasa el 30 octubre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario