• Reportajes, Rutas

    Casa Inés (Alicante), volver a las vacaciones

    alcalàSeptiembre es un mes extraño. Para la mayoría, es peor incluso que la cuesta de enero (a nivel emocional); para otros, es una oportunidad. Y es que septiembre también puede convertirse en el mes de los planes: cómo enfocar el nuevo curso, qué retos nos apetece conquistar… y, sobre todo, cuándo son las próximas vacaciones largas. Para aquellos soñadores que ya quieran ir pensando en volver a apagar sus despertadores, un lugar de película: la Vall d’Alcalà (o Alcalà de la Jovada, para los más amigos), en Alicante, y su Casa rural Inés. Pasen y vean.

    Dicen las buenas lenguas que la primavera es especialmente caprichosa por la Vall de Gallinera, en la provincia de Alicante. Las cerezas de esta zona, de un color rojo oscuro, son las primeras en salir al mercado. Lo cierto es que no hay ninguna estación del año en la que no se pueda disfrutar del acogedor paisaje que ofrece la Vall d’Alcalà, justo al lado, destacando el otoño en el que nos adentramos.

    El pequeño pueblo es un rincón descubierto solamente por los turistas más exquisitos. Quizá sea porque se encuentra escondido, o porque el invierno es muy frío. La verdad es que esto es solamente una suerte. Hoy os proponemos que os hospedéis allí, y, concretamente, en la Casa rural Inés: un espacio de moriscos labradores que fue restaurado en 2007, procurando mantener toda su autenticidad, dejando las paredes en su piedra original y conservando las vigas de madera y la forma abovedada de los techos. El comedor está situado en la planta de entrada, lugar en el que se guardaban los animales, y donde se han conservado los sistemas que se utilizaban para colgar los aperos de labranza. En la porquera se ha construido la cocina con los mismos materiales y estructura que las casas típicas valencianas. El salón, habilitado en una de las cuadras, dispone de chimenea art’decó y se une con el comedor, con capacidad para 12 personas. En él también se ha aprovechado la antigua alacena, restaurándola para su uso.
    casa inés En Inés, todas las habitaciones disponen de cuarto de baño con ducha y calefacción. Cabe señalar como particularidad que cada una de ellas tiene su nombre propio: Romero, ideal para parejas que buscan disfrutar de una escapada romántica; Tomillo, pensada para familias; Melisa, con acceso a una terraza; y Manzanilla, particularmente bonita, en la segunda y última planta.
    Si no sabes a qué lugar escaparte y te supera la rutina, te aconsejamos este rincón paradisíaco rodeado de montañas.

    Escrito por Marta Rosella Gisbert el 10 septiembre, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , , Reportajes, Rutas

    Déjanos tu comentario