• Viajes

    Caldereta de langosta, delicatessen de Menorca

    El plato estrella de la gastronomía menorquina es sin duda la caldereta de langosta. Y el mejor sitio para probarla es Fornells, un pequeño y encantador puerto de la costa norte de la isla. Una delicia que todo el mundo debería probar durante su viaje a Menorca.

    La langosta roja es uno de los grandes tesoros que esconde el litoral de Menorca, un apreciado crustáceo que todavía hoy se pesca de forma artesanal mediante trampas colocadas en el fondo marino. Su pesca está restringida a unos determinados meses del año y se limita a los ejemplares que miden más de 19 centímetros.

    No hay discusión en el tema: la mejor caldereta de langosta de la isla se come en Fornells, un pueblo de casitas blancas a orillas de un gran puerto natural. Fornells se encuentra a 28 km de Mahón y a 35 km de Ciudadela. Un rincón hermoso para disfrutar de una jornada gastronómica con sabor mediterráneo.

    Curiosamente, como tantos otros platos hoy considerados de lujo, la caldereta fue en sus orígenes una comida de pobres, la humilde sopa de los marineros y pescadores que se elaboraba con restos de pescado y el marisco que caía en las redes. Hoy, comer una caldereta de langosta en un restaurante menorquín no baja de 50 euros por persona, incluido el arroz y los condimentos. Caro, pero vale la pena. Si encuentras ofertas más baratas, probablemente se trate de langostas de origen caribeño, más pequeñas y de menor calidad.

    La otra razón que explica el elevad precio de este plato es la dificultad de su elaboración. Cocinar una buena caldereta requiere conocimiento y mucha paciencia. Si se hace bien, el resultado es espectacular.

    Fotos vía: Menorca.info

    Escrito por Daniel Terrasa el 2 marzo, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario