• Viajes

    Ca’ Dario, el palacio maldito de Venecia

    En Canalviajes hemos visitado muchas veces la ciudad de Venecia e incluso hemos conocido sus fantásticos palacios. Sin embargo, hay uno de ellos que nunca se incluye en las guías turísticas: Ca’ Dario, más conocido en la ciudad de los canales como el “palacio maldito”.

    Grande y majestuoso, con vistas al Gran Canal, Ca’ Dario tiene todos los ingredientes para ser uno de los edificios estrella de la ciudad. Pero una sombría maldición pesa sobre sus muros y sus tejados desde hace más de cien años.

    Las víctimas de la maldición

    Esta oscura historia empieza cuando un comerciante de origen armenio llamado Arbit Abdoll adquirió esta propiedad a la familia Barbaro. Apenas tuvo tiempo para disfrutar de su palacio, ya que murió poco después. Entonces fue un adinerado inglés de nombre Randon Brown quien compró el inmueble, donde a los pocos días fue hallado su cadáver y el de su esposa, muertos en extrañas circunstancias.

    Algo extraño sucedía en aquel bonito y siniestro palacio veneciano. La historia negra creció con nuevos inquilinos que acabarían sufriendo el mismo destino fatal que sus predecesores. Charles Biggs, un norteamericano que había huido a Italia con su novio, lejos de la persecución a los homosexuales, compró esta casa en la que se suicidaría aparentemente semanas más tarde.

    En 1970 la historia se repetía: el nuevo dueño de Ca’Dario, un tal Filippo Giordano Lanze, moría asesinado en la casa por su amante, un marinero de origen croata de 18 años, que a su vez también moriría violentamente tras huir a Londres. Poco después Christoper “Kit” Lambert, manager del grupo de rock The Who, compró la casa. Atormentado por un fantasma que se le aparecía por las noches, decidió poner el palacio en venta.

    A veces no importaba ser el propietario de la casa para sufrir la desgracia, bastaba con la simple intención de serlo. Así, en 1964 el tenor Mario Del Monaco se estrelló con su coche cuando acudía a firmar el contrato de compra del palacio. No murió, pero en el hospital dio órdenes a su secretaria de renunciar a la compra.

    La última víctima de Ca’ Dario fue Raul Gardini, que compró el palacio en 1993 para regalárselo a su hija. Poco después su nombre apareció en la prensa implicado en numerosos escándalos financieros y Gardini se suicidó en su casa de Milán.

    Al parecer, Woody Allen llegó a interesarse en la compra de Ca’ Dario, pero tal vez asustado por la maldición, acabo desechando la idea. Actualmente el palacio está deshabitado y no recibe visitas, aunque se puede ver su fachada desde el vaporetto a lo largo del Gran Canal.

    Fotos vía: La Stampa

    Escrito por Daniel Terrasa el 29 diciembre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario